¿A dónde quieres ir?
Compartir
¿Te gusta Lisboa?
Compártelo con el mundo
Experiencia
Entrar con Google +

Paseos en barco por Lisboa

Tours y visitas guiadas
Excursiones
Excursiones desde Lisboa a Sintra
Tours por España desde Madrid
Entradas

Mejores 3 paseos en barco por lisboa en Lisboa

Tours y visitas guiadas
Crucero por Lisboa al atardecer
(126)
Bs.F 504,19
Tours y visitas guiadas
Alquiler de barco privado con patrón
(15)
Bs.F 2.801,07
Tours y visitas guiadas
Crucero por el Tajo en Lisboa
(67)
Bs.F 425,76

Lleva Lisboa en tu bolsillo

Descarga tu guía gratis

Descubre las actividades para hacer en Lisboa

Las aguas de la desembocadura del Tajo bañan las orillas de la capital portuguesa dándole un encanto muy especial. Aquí te mostramos los mejores paseos en barco por el Tajo para que descubras Lisboa de una manera diferente.

Dar un paseo por el Tajo es una forma perfecta de admirar Lisboa en todo su esplendor. Mientras navegas en una bonita embarcación surcarás las aguas de este histórico río para ir recorriendo toda la costa lisboeta, desde el barrio de Belém hasta Alfama. Así, desde la cubierta del barco, podrás admirar algunos de los monumentos más famosos de la ciudad como la Torre de Belém, el Monasterio de los Jerónimos, el Puente 25 de Abril (que seguro que te recuerda al famoso Golden Gate de San Francisco), e incluso el majestuoso Castillo de San Jorge presidiendo la ciudad desde lo alto de una de sus colinas.

También tienes la opción de hacer el paseo en barco al atardecer. De este modo, admirarás como los tonos rojizos de la puesta de sol visten las casas y monumentos de Lisboa y verás como va escondiéndose el sol en el horizonte del océano Atlántico mientras disfrutas relajadamente de la brisa marina.

Y si te apetece navegar con total libertad, tienes la opción de reunir a varios amigos o familiares y alquilar un velero privado capitaneado por un marinero experto. Podrás tanto elegir el recorrido que más te apetezca hacer como seguir el itinerario que te recomiende el patrón del barco. Soltad amarras, hizad las velas de la embarcación y ¡surcad las aguas del Tajo como hicieron durante siglos los intrépidos navegantes portugueses!