MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿A dónde quieres ir?
¿Te gusta Var?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +
¿A dónde quieres ir?

Qué hacer en Var

1.103 colaboradores
  • Aire Libre
    63 rincones
  • Playas
    70 rincones
  • Monumentos
    86 rincones
  • Paseos
    46 rincones
  • Museos
    12 rincones
  • Entretenimiento
    12 rincones

394 lugares turísticos de Var

Pueblos de vacaciones en Saint-Tropez
Saint-Tropez
(13)
Es difícil hablar de Saint Tropez sin nombrar el lujo y el estilo que destila cada una de sus esquinas. Desde que ponemos un pie (o una rueda si llegamos en coche) en el primer metro cuadrado de la 'ville', ya nos empapamos de algo diferente: una reunión de Porsche con más de 1.000 vehículos con carpas donde los propietarios que pertenecen a ese selecto club se deleitan con champagne y caviar, o los maravillosos millonarios desocupados que toman el aperitivo en la marina, frente a sus yates, con una tripulación uniformada y lista para pasar revista. Las tiendas de las mejores marcas, las boutiques más exclusivas, se reparten por la zona que inmediatamente da al mar. Razón tiene la prensa al decir que no deja de sonar año tras año como uno de los lugares de vacaciones para VIPS más famosos, no solo de Francia, sino de todo el mundo. Además de sus paisajes, colores y naturaleza, la exclusividad que ofrece a sus visitantes es el mejor reclamo para que sigan apostando por este rincón de la Costa Azul. Fue Brigitte Bardot con la película ‘Y Dios creó a Eva’, quién puso de moda Saint Tropez. Desde entonces, la historia de la ciudad ha estado ligada al glamour de las celebrities que disfrutan del sol, la gastronomía de la zona y las fiestas que en ella se organizan. Kate Moss, Paris Hilton, Penélope Cruz, Leonardo DiCaprio, Naomi Campbell, Elton John, Johnny Hallyday, Jack Nicholson, Johnny Depp, Bruce Willis, Flavio Briatore, el emir de Qatar o Roman Abramovich, son algunos de los personajes que se dejan ver cada verano por sus calles. Calles que se mantienen impolutas, como si pasara el mayordomo del algodón cada cinco minutos. No se ve ni una brizna de polvo, ni una colilla. Nada. Desgraciadamente las iglesias estaban cerradas, aunque era domingo por la mañana, lo que daba la sensación de que todo era un decorado. De cualquier manera el mero hecho de pasear por sus calles es un lujo que hay que disfrutar con calma y tiempo. ¿ Quien sabe si al doblar una esquina nos encontraremos con B.B?
Ríos en Aiguines
Gargantas del Verdon
(7)
Bonita ruta que se puede realizar con coche, hay diferentes miradores durante el recorrido. También se puede realizar a pie o bici, aunque hay que decir que la vuelta circular es de unos 29 km y unos 1000 mts de desnivel. Durante el recorrido hay restaurantes y se puede bajar alguna gorga para bañarse.
Islas en Hyères
Porquerolles
(15)
El pueblo de Porquerolles tiene 300 habitantes en invierno, y vive principalmente del turismo durante el verano, cuando se llena hasta con 1000 habitantes, y 10000 visitantes diarios. Al inicio esta isla era un regalo de bodas de un rico industrial francés a su prometida. Pero luego el estado francés la tomó para construir fuertes para defenderse contra las invasiones. Todavía se puede visitar el Fort Sainte Agathe o el Fort de la Répentance, y ver cómo era la isla antes. Ahora tiene una linda plaza central, donde se juega a la petanca a la hora del aperitivo, la plaza está rodeada de comercios, supermercados pequeños y bastante caros, y unos restaurantes. En l´Indien se alquilan bicicletas para visitar la isla, y al final del muelle encontrarán la oficina de información turística. Todo el mundo se mueve a pie o en bici, lo que hace el lugar muy agradable. Las playas más cercanas son accesibles por la costa, a 15 minutos a pie, pero tendrás que ir hasta las más alejadas, como la de Notre Dame o del Langoustier para encontrar tranquilidad! Si son un grupo de amigos y quieren quedarse a cenar después del último barco que vuelve al “continente” como le llaman, hay un servicio de barco-taxi que les podrá lleva a la costa.
Puertos en Saint-Tropez
Puerto de Saint-Tropez
(11)
El puerto de Saint-Tropez es el emblema de la ciudad, junto con los muchos yates de lujo amarrados en él. Cada vez que paso por delante sueño con tener uno, o, simplemente con poder subir a uno de ellos. Y es posible. Algunos yates ofrecen paseos por el mar, o incluso hacer una sesión de fotos a bordo. Si prefiere pasear por tierra firme, aconsejo recorrer el puerto en dirección a las calas del barrio de la Ponche. Durante este paseo recomiendo comprar un helado en una de las diversas heladerías del puerto. Los amantes de la vela deben saber que las regatas de vela de Saint-Tropez se celebran todos los años, siempre acompañadas de mucha animación cultural en la calle. Porque el puerto es también un centro cultural, pues allí se encuentra el museo de arte moderno de la Anunciada, y muchas exposiciones temporales. Para finalizar el día, nada mejor que hacer una parada en alguno de los múltiples restaurantes o bares que se transforman en locales nocturnos. Entre ellos destaca el Papagayo, al que recomiendo ir para bailar durante toda la noche!
De interés cultural en Grimaud
Port Grimaud
(5)
Port Grimaud está escondido a unos pocos kilómetros de St. Tropez. Casi 2000 personas viven en los canales de esta encantadora comunidad frente al mar. Tome un paseo en barco por los canales y explorar este lugar único. Hay varios restaurantes, tiendas y zonas de compras atraen a miles de turistas todos los días. Absolutamente encantador!
Ciudades en Toulon
Toulon
(4)
Nada más llegar al puerto la impresión que nos dió Toulon fue de ciudad descuidada, cosa que nos chocó muchísimo porque no suele ser el estilo de Francia, donde normalmente tienen cada rinconcito cuidado al máximo, las fachadas de las casas estaban como sucias, dejadas y muchos de los edificios eran horribles, de construcción nueva sin armonía alguna con el paisaje. Por suerte al adentrarnos fuimos descubriendo otra cara más amable, una más coqueta y algo más cuidada, algo que ya nos iba recordando que estábamos en La France, aun y así se nota que no proviene de un pasado turístico, y que a día de hoy tampoco es prioridad absoluta. Aunque esto no quita que tengan un buen sistema de información para facilitar a los turistas una guía de la ciudad. Hay muchas cosas y lugares por ver en Toulon, como por ejemplo el Museo de Bellas Artes, el Museo de Historia Natural o el Museo de Artes Asiáticas, así como sus iglesias, sus playas o el Mont Faron. Os dejo aquí su página web para que podáis curiosear antes de visitarlo http://www.Toulon.Com
Ciudadelas en Saint-Tropez
Ciudadela
(3)
Es una pena que una ciudad como Saint Tropez, rica y famosa, de la que se habla año tras año, no dedique un poco más de inversión en mantener sus joyas arquitectónicas. La Ciudadela, la vieja fortificación que corona la colina de Saint Tropez, permanece a la espera de que alguien se dedique a invertir en su infraestructura mirando con envidia y desde lo alto a los pulcros y despreocupados decorados del centro de la ciudad. Ya de por sí la subida llama la atención. Si quieres un poco de aventura y acercarte a las murallas andando, en vez de subir en coche por la carretera asfaltada, la sorpresa son una centena de escalones excavados en la arena y cubiertos con tablas. Tienen su encanto, también, lo reconozco. Arriba sólo nos queda rezar porque sea uno de los días en los que la fortaleza abre a los visitantes. No fue mi caso, por lo que me tuve que limitar a ver el patio de entrada y rodear las murallas para disfrutar de las vistas. Según parece, aunque hubiera estado abierta sólo hubiéramos podido visitar un par de dependencias, ya que las demás están en obras. Una pena, porque esta fortaleza es célebre por ser uno de los bastiones de defensa más efectivos contra los piratas berberiscos. Pero bueno, el esfuerzo valió la pena y la vista compensó el cierre. La bahía de Saint Tropez es un regalo para los ojos de un valor incalculable.
Pueblos en Bormes-les-Mimosas
Bormes les Mimosas
(3)
Bormes Le Mimosa es una visita obligada cuando se viaja a la Provença, yo he ido varias veces porque es encantador, tiene unas vistas preciosa y unas callejuelas dignas de ver y como no destacar sus flores por todas partes, jardines muy bien cuidados, este rinconcito hace volver.
Reservas Naturales en Hyères
Conservatorio botánico nacional mediterráneo de Porquerolles
(2)
El “Conservatoire botanique national méditerranéen de Porquerolles” es una institución que fomenta la conservación y tiene programas que consisten en guardar, mediante el cultivo y cuidados, las distintas especies florales que crecen en el Mediterráneo. El centro está situado en distintos puntos, pero en la isla de Porquerolles está uno de los más pintorescos. Así, en la isla el centro ha habilitado numerosas fincas y parcelas distribuidas por todo el parque (Porquerolles forma parte de un parque natural compuesto por varias islas), donde se cultivan por separado especies de arbustos y frutales. Están presentes varias variedades de higos, albaricoques, moras, olivos, almendros, adelfas, etc. que hacen las delicias de los ojos y del paladar. Todas estas fincas son cuidadas y conservadas por personal del centro. Durante los distintos paseos que se pueden hacer por la isla veremos siempre varias de las fincas, aunque la gran parte se encuentran en el centro. Es un espectáculo ver todos esos cultivos en flor o cargados de deliciosos frutos. En principio no están a disposición del visitante, pero nadie te va a decir nada por coger unos higos o un puñado de almendras. De esta manera el centro consigue procrear las distintas especies que siempre han crecido en el mediterráneo francés.
Reservas Naturales en Saint-Raphaël
El Macizo de Estérel
(2)
El macizo del Estérel me causó una gran impresión. Este antiguo volcán ofrece una paleta de colores que hará las delicias de los aficionados a la fotografía. Su sorprendente color rojo se difumina o se reaviva en función de la hora del día, en permanente contraste con una vegetación típicamente mediterránea que ha encontrado su lugar sobre esta tierra volcánica de más de 250 millones de años. Actualmente, el Estérel tiene una superficie de 32000 hectáreas, que recorrí a pie, a través de sus senderos rodeados de paisajes salvajes. Al igual que los amantes de la fotografía, los aficionados al deporte también están de suerte: hay circuitos acondicionados para ellos, un total de 45 km. de senderos para recorrer a pie, 100 km de circuitos señalizados para bicicletas y 100 km de pistas para caballos. Pero tanto si se va a pie (como yo), en bicicleta o a caballo, es necesario tener un poco de cuidado: hay 14000 hectáreas clasificadas y, por tanto, protegidas!. Y, si quiere más contrastes, coquetee con las cimas del macizo (la más alta tiene 618 metros de altitud), para poder disfrutar de una impresionante vista sobre el azul del mar Mediterráneo.
Museos en Saint-Tropez
Museo de la Anunciada
El Museo de la Anunciada está situado en el puerto de Saint-Tropez, en lo que antes fue una capilla. La capilla de Nuestra Señora de la Anunciada fue construida en 1568, y transformada en museo en 1937. La ciudad quiso rendir homenaje a los numerosos artistas que durante los siglos XIX y XX acudieron a la región para pintar. Así, es un museo de arte moderno y contemporáneo que cuenta con cuadros del siglo XIX. Su colección permanente es verdaderamente impresionante: Braque, Matisse, Modigliani, Seurat, Vuillard,… Y también Signac, con su famoso cuadro “El Puerto de Saint-Tropez”. Es el paraíso de los amantes de la historia del arte. Se trata de un museo famoso que presta sus obras a museos de todo el mundo para colecciones temporales. En el exterior del museo, la ciudad acoge regularmente colecciones temporales de reconocidos artistas como Botero. El museo abre todos los días, excepto los martes fuera de temporada, de 10 a 12 y de 14 a 18. Cierra en el mes de noviembre y los días festivos (25 de diciembre, 1 de enero, 1 de mayo y el día de la Ascensión).
Bosques en Toulon
Mont Faron (Monte Faron)
(3)
Vale la pena pararse a observar cada rincón de la ciudad
Sitios insólitos en Hyères
(7)
Islas en Six-Fours-les-Plages
Archipiélago de Embiez
(2)
La isla de Embiez pertenece a la familia Ricard, que la acondicionó íntegramente. Se accede desde el puerto de Brusc, con un transportador, en canoa o incluso en una tabla de windsurf. En la isla hay pequeñas calitas, un museo del vino, un centro oceanográfico que hace también de acuario, y el puerto. Hay marismas saladas, viñas y numerosos palmerales. Para los amantes del senderismo, hay una vieja torre en lo alto de una pequeña colina. Ofrece la posibilidad de practicar vela en el club de vela, o de navegar en catamarán. La isla cuenta también con múltiples bares y restaurantes repartidos por todo el puerto, así como con una zona hotelera para quienes quieran estar un poco más de tiempo en este pequeño rincón de paraíso.
Playas en Ramatuelle
Playa de Pampelonne
(3)
La playa de Pampelonne está a unos 5-10 minutos en coche del centro de la ciudad, siguiendo la ruta de las playas. Es una playa extensa de arena dorada y con algunas piedras. El agua es de un color azul turquesa que invita inmediatamente al baño. En esta playa encontrará los restaurantes que han ayudado a dar prestigio a la ciudad, como el Club 55 o el Voile Rouge. Fue gracias a Brigitte Bardot, en tiempos de los yé-yés, cuando esta playa empezó a ser lugar de reunión de una clientela de lujo. Actualmente, pasear por la orilla del agua hasta los acantilados rocosos, o tumbarse en la arena para tomar el sol, son un verdadero placer. Y, si le gusta el deporte, ¿por qué no probar con la vela, o con una moto acuática? ¡Las motos de agua son verdaderamente divertidas! Y tras un día tan completo, hay que ir a tomar un refresco en alguno de los múltiples bares-restaurantes de la zona.
Puertos en Saint-Raphaël
Puerto Viejo
¡Qué ambiente tiene el antiguo puerto de Saint Raphael a primeras horas de la mañana! Los pescadores llegan, los turistas suben a uno de los barcos de Saint Raphael, otros salen para una jornada de playa… El puerto viejo es un lugar ineludible durante su estancia en Saint Raphael. Está además idealmente ubicado en el corazón de la ciudad, al pie del agua. Aquí hay animación siempre. El mercado de pescado atrae a restauradores y consumidores, todos ávidos de buenos pescados frescos: dorada, salmonetes, merluza,… Hay para todos los gustos! Una vez vaciados los puestos, el curioso no se aburrirá. Puede pasear por el jardín de Bonaparte, o a la sombra de plataneros centenarios en el patio de Jean Bart, desde donde se puede disfrutar de una vista increíble sobre el puerto antiguo y la ciudad de Saint Raphael. En verano, un mercado nocturno anima aún más los alrededores del puerto.
Monumentos Históricos en Saint-Raphaël
Basílica de Nuestra Señora de la Victoria de Lepanto
(3)
La basílica de Nuestra Señora de la Victoria de Lepanto participa de la identidad visual de la ciudad de Saint Raphael. En efecto, sobresale sobre el viejo puerto y aparecerá necesariamente en alguna de las fotos de las vacaciones. En piedra rosa extraída del Estérel, su arquitectura atrajo mi curiosidad. Su cúpula, las bóvedas redondeadas y sus puertas me recordaron al estilo oriental. Y, efectivamente, la iglesia fue construida en 1887 en el estilo de moda en la época: el románico bizantino. Un personaje todo de oro preside la fachada de la iglesia y no podrán pasarlo por alto. Se trata, evidentemente, de la representación del arcángel Rafael, símbolo de la ciudad del mismo nombre. La iglesia es la última de las iglesias francesas en haber logrado el rango de basílica, consagrada por el Papa Juan Pablo II el 14 de enero de 2004
Cementerios en Saint-Tropez
Cementerio Marinero
(3)
Pues una de las sorpresas que todo viajero se lleva de vez en cuando, sin duda. Quién me iba a decir que bajando la colina de la Ciudadela me iba a encontrar con este curioso cementerio con unas vistas que ya quisieran los vivos ver desde sus balcones de la elitista Saint Tropez. Sin embargo, y a pesar de tanto glamour desmedido que prima en la ciudad costera, el cementerio es fundamentalmente última morada de gente sencilla, del pueblo, aunque eso sí, mezclada con algún héroe de la Primera y Segunda Guerra Mundial, alguna princesa enamorada de la luz del sur de Francia, o como en el caso de la tumba que se adorna con vinilos de acero, productores musicales. Por supuesto que también cuenta con miembros de las familias preeminentes de Saint Tropez, oficiales legendarios que lucharon en la India o en el Marne. Pero aparte de esta mezcolanza, las tumbas llaman la atención por los adornos; los mencionados cds de acero por aquí, un casco de moto del mismo metal por allá, un fusil por acullá..Pero con un distintivo en común: coronas y ramos de flores hechos de porcelana y pintados en colores vivos y brillantes. No se si por moda, porque las flores no duran o por simple comodidad. Eso sí le dan ese toque adicional de impasibilidad y eternidad que el lugar requiere. Aunque no podemos dejar de imaginar el lugar ocupado por una preciosa playa en lugar del camposanto. Suerte que tienen algunos....