MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿A dónde quieres ir?
Entrar con Google +

Qué hacer en Würzburg

83 colaboradores

31 lugares turísticos de Würzburg

De interés cultural en Würzburg
Recidence Palace
Palacio patrimonio de la humanidad. La escalera de la entrada junto al fresco que se encuentra encima es realmente espectacular. La entrada por si misma ya merece la visita. Las fotografías donde se explican la reconstrucción del palacio después de la 2ª Guerra Mundial son muy explicativas. Espectaculares los jardines, que por cierto son gratuitos.
Castillos en Würzburg
Fortaleza Marienberg
(2)
Festung Marienberg es como se conoce en alemán a la impresionante Fortaleza Marienberg. En Wurzburgo, en plena Ruta Romántica por Alemania se encuentra este palacio que puede verse desde cualquier punto de la ciudad, ya que se encuentra en la parte alta de una colina y que es la fortaleza más grande que he visto en mi vida. En invierno es delicioso visitarla, pero lo es aún más durante la primavera y el verano. Y es que recomiendo encarecidamente acceder a la fortaleza a pie, recorriendo el sensacional paseo entre las vides que conduce a ella. El acceso es gratuito, aunque yo recomiendo la visita guiada (en alemán o en inglés, dependiendo de los horarios), porque permite conocer rincones increíbles. Imperdibles la muralla, el foso, los jardines y las vistas de Wurzburgo desde allí.
De interés turístico en Würzburg
Alte Mainbrücke
El puente principal de la ciudad casi seguro que es también el más bonito de la urbe. Fue construido entre los siglos XV y XVI, para más seña entre los años 1473 y 1543, y su estilo es claramente románico. No obstante, su decoración fue añadida varios siglos después. Las estatuas que hoy vigilarán atentas tu cruce sobre el río Main datan del siglo XVIII, de 1730 para ser más exactos. Todos son santos tallados en piedra, cada uno con sus atributos pertinentes, algunos añadidos recientemente. Fíjate bien, no será raro que encuentres un santo con aires de rey que porta una cerveza en la mano. Es lo que tiene vivir en una ciudad universitaria. Las vistas desde este puente son muy agradables. Desde el centro mismo de él podrás disfrutar a la vez de la ciudad y del castillo, así como del tranquilo transcurrir del inmenso río. Es este un hito turístico que sí o sí tienes que visitar. Si lo haces por favor, no dejes ningún candado colgado. Gracias.
Iglesias en Würzburg
Iglesia de St Kilian
La iglesia de St Kilian de Würzburg es la cuarta catedral románica más grande de Alemania. Su construcción empezó en el siglo XI (1040), aunque sus torres del este, esas simétricas sílfides que destacan sobre todas las demás, no fueron puestas en pie hasta casi dos siglos después (1237). Aunque la estructura de la iglesia es esencialmente románica (en St Killian el arco de medio punto es el rey), la decoración interior de la catedral es de estilo barroco. Sorprende y casi ciega la blancura del estuco de las paredes de sus tres naves, solo roto por el dorado de casi todos los detalles que la decoran (mayormente esculturas de santos y vírgenes). No obstante, lo que más llama la atención de este templo es su fachada sur. ¿Por qué? Porque está llena de esqueletos, calaveras y alusiones a la muerte. No es difícil verlas, están por todas partes: sobre las columnas del dintel, enclavadas en los capiteles, cerrando el rosetón, etc. En lo que al interior se refiere, el enorme candelabro de siete brazos judío situado al comienzo del pasillo central tampoco deja indiferente (especialmente si no estás acostumbrado a ver este tipo de elementos). Este templo sufrió un incendio durante la Segunda Guerra Mundial y fue reconstruido tras la contienda. Para 1879, St Killian fue abierto de nuevo para disfrute de feligreses y turistas. En la actualidad el acceso es totalmente gratuito. Cualquier persona que vista con el debido decoro y no moleste durante las horas de culto es bienvenida a uno de los templos más céntricos e importantes de la ciudad.
Mercados en Würzburg
Mercado de Navidad
(1)
No hay villa, pueblo o ciudad que a partir de diciembre se libre de tener mercado de Navidad. Ni siquiera Würzburb. Por eso, al llegar el último mes del año, las plazas aledañas a la gótica Marienkapelle se llenan de abetos, bombillas y comerciantes que ofrecen todo tipo de regalos y viandas altamente calóricas. Por supuesto todas riquísimas, para qué nos vamos a engañar. Su oferta de productos no difiere en absoluto de la del resto de mercados de Navidad alemanes: bolitas para decorar, muñecos tipo ‘cascanueces’, velas, juegos de ingenio, gorros, guantes, etc. Lo mismo ocurre con la comida: ‘bradwust’ (salchicha con pan) y glühwein (vino caliente) son los elementos básicos de cualquier almuerzo y/o cena. Ahora, este mercadillo tiene una ventaja sobre todos los demás o, al menos, sobre todos los demás que yo he visitado: es mucho más tranquilo. Esto es, permite ser disfrutado sin tener que soportar una marabunta de gente alrededor. Así que si eres de los que disfruta viendo lucecitas, curioseando entre puesto de artesanías un tanto ñoñas y respirando olores dulces sin que le aturullen este lugar te encantará. Además, su visita es una buena excusa para acercarse hasta Würzburg que, ya en si misma, resulta una localidad medieval del todo encantadora.
Palacios en Würzburg
Weltkulturerbe Residenz
(1)
El Weltkulturerbe Residenz o Palacio Residencial de Würzburg es uno de los castillos más importantes de Europa. Este impresionante edificio es el máximo exponente de la arquitectura barroca del sur de Alemania y fue construido en el siglo XVIII, concretamente entre 1720 y 1744, a partir del diseño de Baltasar Neumann, L. Von Hildebrandt y M. von Welsch. Su tamaño impone respeto ya de entrada. Su interior también. No te pierdas las pinturas del veneciano G. B. Tiepolo que decoran el techo, ni el ornamentado hall de entrada de estuco blanco que ideó A. Bossi. El conjunto que forman el Weltkulturerbe Residenz, sus jardines de la corte y la plaza que a ellos da acceso fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1981. Merece la pena visitarlo, aunque sea tan solo por fuera. Si quieres entrar prepara la cartera: el acceso solo es posible previo pago de entrada (unos siete euros).
Jardines en Würzburg
Jardines del Weltkulturerbe Residenz
Estos enormes jardines forman parte de la Weltkulturerbe Residenz o Palacio Residencial de Würzburg. Son ideales para el paseo (si no hace un frío que pela) y, además, de entrada libre, a diferencia del gran edificio al que rodean. Su superficie está conformada por diferentes espacios, algunos de ellos dignos escenarios de ‘Alicia en el País de las Maravillas’, como es el caso del Landscape Garden. No me sorprendería que cualquier día apareciera una reina de corazones tras uno de esos picudos arbolillos gritando “que le corten la cabeza” (aunque eso no me pasó). Pero el Landscape Garden, a la derecha de las puertas forjadas de la entrada principal, no es el único de este gran complejo recreativo diseñado en época barroca. También existe un Jardín de la Cocina, uno al este y otro al sur, además de un montón de caminos y sendas que los intercomunican. Independientemente de tu recorrido, en tu trayecto irás topándote con infinidad de estatuas líticas, muy rococós casi todas ellas. Los agenlillos haciendo de las suyas bajo los arcos que hay no lejos de la zona este son una divertida delicia. Este parque es digno de una visita, aunque sea un poco rápida. En invierno para ver sus plantas desnudas cubiertas por un buen manto de nieve; en primavera por verlo florido (¡debe de estar increíble con colores!); en verano para refugiarse del calor bajo sus sombras; y en otoño para poder andar pisando hojas doradas, marrones y ocres. No hay excusa para no dar un paseo por los Jardines del la Weltkulturerbe Residenz si vienes a visitar Würzburg.
Ayuntamientos en Würzburg
Ayuntamiento
Los habitantes de Würzburg llaman a su Ayuntamiento el Grafeneckart. En sus orígenes, este bonito edificio acogió la sede episcopal de la ciudad pero ya desde el siglo XIV, concretamente desde el año 1316, fue utilizado como el lugar principal de administración de la urbe. No obstante, lo que más llama la atención de este imponente edificio es el enorme reloj de sol que hay pintado en su fachada principal. Por lo que se ve no debe ser muy operativo (¿quizá en esta ciudad da menos el sol de lo que esperaron sus diseñadores?) porque justo encima han puesto otro de manillas. Aún con todo, ambos dos crean un conjunto muy curioso. Pieza sencilla pero no por ello poco bella. De hecho, destila una elegancia serena, quieta, natural, que nada tiene que ver con otros recargados edificios barrocos de la ciudad. Junto con la plaza y la fuente que se abren frente a su entrada principal crea un conjunto muy armónico y equilibrado que da gusto fotografiar. Si lo visitas en diciembre lo encontrarás rodeado de puestecillos de Navidad.
Plazas en Würzburg
Wittlesbacher Platz
(1)
Durante Navidad transforman esta plaza en un medieval mercado navideño donde solo se come y se bebe y venden objetos medievales como espadas arcos flechas y ropa del estilo, la verdad que merece la pena pasarse a verlo y darse una vuelta porque pareces que retrocedes a la época medieval :)
Miradores en Würzburg
Mirador de la Fortaleza de Marienberg
Las mejores vistas de la ciudad de Würzburg se observan desde la colina de la Fortaleza de Marienberg. En su ladera encontrarás varios miradores desde los que poder disfrutarlas cómodamente y con seguridad. Este es el primero y está justo antes de cruzar la puerta del foso defensivo del castillo, a la izquierda de la escultura del árbol. Aquí el protagonista es el Alte Mainbrücke, uno de los puentes más bonitos de la ciudad. También llaman poderosamente la atención las torres del Ayuntamiento y de Dom St. Kilian (si ya has estado haciendo turismo por la ciudad las identificarás sin problema). Muy recomendable subir al amanecer o al atardecer. Hay bancos arriba para sentarse (pero solo dos así que date vida). Actividad para todos los públicos, ideal para hacer con o sin familia. Paseo totalmente gratuito.
Iglesias en Würzburg
Iglesia de Santa María
Aunque la roja Iglesia de Santa María o Marienkapelle comenzó a construirse a finales del siglo XIV, más concretamente en el año de 1377, no fue terminada hasta casi cien años después, en 1480, cuando se levanto su torre. Bonita y colorida a día de hoy es la estrella indiscutible del Marketplatz de Würzburg. Es este un templo gótico de manual. Sus estiradísimas columnas, sus arcos apuntados u ojivales, y sus bóvedas de crucería no dejan lugar a dudas. Da gusto ver cómo la luz invade el espacio a través de las enormes vidrieras, siendo especialmente bonitas las coloridas cristaleras situadas detrás del altar. Las cuatro pinturas situadas en el ábside son originales de principios del silgo XVI, para más seña de 1514. Si entras a la iglesia atrévete a pasear entre las tumbas de los ilustres caballeros y ciudadanos allí enterrados. Entre ellas encontrarás la del arquitecto barroco Baltasar Neumann, que pasó a mejor vida en 1753, y la de Konrad von Schaumberg, fallecido allá por 1499, obra del artista Tilman Riemenschneider. Tampoco te pierdas la Bella Madona (fechada en 1520) y la Madona de Plata (del siglo XVII). La escultura de Edan y Eva, también hecha por Riemenschneider, es una réplica de la original que puedes ver en el Museao Mainfränksisches. El acceso al templo es totalmente gratuito.
De interés turístico en Würzburg
Vierröhrenbrunnen
El Vierröhrenbrunnen es el elemento central de la plaza que preside el orgulloso Ayuntamiento de Würzburg. Que no te asuste el nombre. Estamos hablando de una fuente. La pieza en cuestión, ejecutada en un estilo inconfundiblemente barroco, fue realizada por los artistas L. V. D. Auvera y Johann Peter Wagner. Fue realizada allá por 1765 (podrás comprobar el dato tu mismo si te acercas los suficiente a los escudos bajos de su pilastra). Se trata de un ancho pilar tipo obelisco que va estrechándose según gana altura a cuyo alrededor han ido colocándose diversos escudos y esculturas pétreas, todas ellas alegorías con sus respectivos atributos. No te pierdas los enromes peces esculpidos en la base del pequeño obelisco de los que mana el agua en los meses cálidos. Dan un poco de miedo pero tienen su gracia.
Plazas en Würzburg
Plaza del Ayuntamiento
La adoquinada Plaza del Ayuntamiento de Würzbueg es un sencillo ágora muy agradable de ver. Aunque no es un espacio impresionante en dimensiones si que consigue su objetivo: hacer que el Grafeneckart parezca aún más grande de lo que es. En ella encontrarás una bella y barroca estatua que recibe el nombre de Vierröhrenbrunnen, obra de los artistas L. V. D. Auvera y Johann Peter Wagner, así como numerosas tiendas y cafés (te recomiendo el Eiscafe, ¡ponen unos capuchinos gigantes!). Junto a uno de sus laterales discurre una carretera por la que circula el tranvía. Por lo demás, es totalmente peatonal y accesible en bicicleta. En Navidad encontrarás allí algunos puestecitos con regalines y manualidades. Y, por si esto fuera poco, tiene WIFI gratis. ¿Qué más se le puede pedir a una plaza?
De interés turístico en Würzburg
Información Turística
(1)
Si eres de los que te gusta ir descubriendo los lugares mapa en mano lo mejor que puedes hacer al llegar a Würzburg es pasarte por la Oficina de Turismo de la ciudad, ubicada en los bajos del precioso edificio amarillo y blanco que se encuentra justo detrás de la Iglesia de Santa Mária, en MarketPlatz. Allí te informarán sobre monumentos, templos, espectáculos y actividades y sí, también te darán un mapa con todos los hitos turísticos que se recomienda visitar. Los tienen en varios idiomas. Si no entiendes alemán asegúrate de no llevártelo en ese (los tienen en inglés fijo). En su interior, además de información e infinidad de folletos, se encuentra también una pequeña tienda de regalos. Si quieres comprar algo puede ser una opción aunque los precios son del tipo ‘oficina de información turística’. Vamos, caros. (NOTA: Si vas en época Navideña la puerta de entrada a la Oficia de Turismo está un poco escondida por los puestos del mercado de Navidad. Pero no está cerrada, se puede pasar sin problemas. Es cuestión de pegarse al lateral).
De interés deportivo en Würzburg
Würzburg en bicicleta
Una de las mejores formas de descubrir la medieval ciudad de Würzburg es tomar la bici y ponerse a pedalear. Date una vuelta por MarketPlatz y la Plaza del Ayuntamiento, recorre la comercial Schustergrasse, visita los jardines del Palacio Residencial y, si te atreves, sube la colina sobre la que se ubica la fortaleza de Marienberg (aunque esto último no te lo recomiendo a no ser que estés entrenando para hacer el Tour de Francia o algo así). Como en muchas otras localidades de Alemania, peatones y vehículos están más que acostumbrados a los ciclistas urbanos de modo que moverse sobre dos ruedas no supone aquí peligro alguno. Eso sí, mucho cuidado con las vías de tranvía, son enemigo mortal del ciclista. Y, por supuesto, conduce con cuidado y sentido común, respetando a toda señal y viandante que se cruce en tu camino.
Calles en Würzburg
Schustergasse
La céntrica Schustergasse es una de las calles más comerciales de la ciudad de Würzburg (probablemente también una de las más caras aunque de eso no estoy cien por cien segura. Pinta tiene). Sale directamente de Marketplaz para ir a dar a DomstraBe, una gran avenida principal que va a morir al Alte Mainbrucke, el puente más bonito de la ciudad. Schustergasse viste sus mejores galas en Navidad pero, con independencia de la época del año, en ella encontrarás buenas tiendas para gastar tus euros. Hay comercios textiles, de calzado y gastronómicos también. La chocolatería Huselmann cuenta aquí con un local, ¡y qué chocolate más bueno (y más caro) hace! Pero no solo de tiendas viven el hombre y la mujer. Si estás atento descubrirás en esta calle algunos 'secretos' que poco o nada tienen que ver con el consumismo de todo buen distrito comercial. Con buen ojo aquí podrás descubrir por lo menos una galería de arte y, además, una casa cuyos habitantes fueron tristemente deportados al llegar la segunda guerra mundial. Como ves, Schustergasse es mucho más que una calle comercial bonita. Merece la pena cruzarla, ya sea a pie o en bici (tan posible como poco recomendable porque suele estar bastante concurrida).
De interés turístico en Würzburg
Casa judía de Ursulinergasse
El número 2 de la calle Ursuliner guarda una historia triste. En este edificio vivió Felix Fechenbach, un poeta, periodista y activista político alemán de origen judío -nacido en Mergentheim pero vecino de Würzburg- que fue encarcelado por los nazis en marzo de 1933. Hoy una inscripción a los pies de su exmorada recuerda su destino: asesinado el 7 de agosto de 1933. Este día, Felix Fechenbach fue disparado por miembros de las SS y las SA en el bosque que se extiende entre Detmold y Warburg mientras era transportado al campo de concentración de Dachau. En el mismo edificio de paredes rojas y ventanas blancas vivieron Mortiz y Jacob Fechenbach, otros dos alemanes de origen judío que tampoco corrieron mejor suerte al llegar la Segunda Guerra Mundial. Ambos fueron asesinados, el primero en Lotz en 1944, el segundo en Sachsenhausen en 1940. Sus historias no se olvidan a la entrada de la que una vez fuera su casa. Allí tres sencillas placas metálicas han quedado adosadas al asfalto para que siempre se recuerde su existencia.
De interés turístico en Würzburg
Casa judía de Schustergasse
Uno de los edificios de la comercial Schustergasse guarda una historia muy negra, tan negra como que en el vivieron dos personas que, durante la Segunda Guerra Mundial (1939 – 1945) fueron deportadas a un campo de concentración polaco en el que encontraron la muerte. No lo encontrarás echando la vista arriba. La construcción no llama la atención por bella o curiosa. Su fachada es tan nueva como sosa, sin nada de especial. Pero, a sus pies, dos placas esbozan los datos principales de una historia sin final feliz, la historia de los Marx. Según reza el metal “aquí vivieron Ferdinand y Marianne Marx, deportados a Auschwitz en 1942”. Según la placa ambos fueron asesinados en el tristemente célebre campo de concentración. Para que su paso por la ciudad no se olvide, una inscripción ha quedado adosada bajo el umbral de la puerta de la que un día fuera su morada.
Actividades en Würzburg y cerca
Excursiones
Excursión al castillo de Neuschwanstein desde Múnich
(1.011)
Bs.F 10.859.726,99
Imprescindible
Excursiones
Excursión al campo de concentración Dachau desde Múnich
(1.105)
Bs.F 4.826.545,33
Tours y visitas guiadas
Visita guiada por Múnich
(959)
Bs.F 2.815.484,77
Excursiones
Excursión a Salzburgo desde Múnich
(317)
Bs.F 10.256.408,82
WOW
Tours y visitas guiadas
Paseo por el Múnich del Tercer Reich
(350)
Bs.F 3.016.590,83
Con descuento
Excursiones
Excursión a Salzburgo en tren desde Múnich
(14)
Bs.F 8.044.242,21
Tours y visitas guiadas
Free tour por Múnich ¡Gratis!
(88)
Gratis
Gratis
Excursiones
Excursión al Palacio de Herrenchiemsee desde Múnich
(5)
Bs.F 12.468.575,43
Tours y visitas guiadas
Tour de la cerveza por Múnich
(5)
Bs.F 4.826.545,33
Tours y visitas guiadas
Autobús turístico de Múnich
(10)
Bs.F 4.002.010,50
Con descuento
Tours y visitas guiadas
Múnich a tu aire, visita guiada privada
(36)
Bs.F 19.105.075,25
Excursiones
Excursión a Tirol e Innsbruck desde Múnich
(4)
Bs.F 14.479.635,98
Tours y visitas guiadas
Tour en bicicleta por Múnich
(9)
Bs.F 5.630.969,55
Con descuento