Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿A dónde quieres ir?
¿Te gusta Tarragona?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Qué hacer en Tarragona

2.133 colaboradores

1.016 lugares turísticos de Tarragona

Parques de Atracciones en Salou
PortAventura
(148)
¿Quieres emociones fuertes? ¿Que tal subir al hypercoaster más alto y más rápido de Europa? ¿Te atreves? 76 metros de altura que caen casi en 90º, una caida casi vertical, que desde dentro parece que es incluso más. Es acelerar hasta ponerse a 134 km/h en la primera bajada y después pasar por elevaciones que son como edificios de siete plantas. Es alucinante. Y si, te tiemblan las piernas cuando bajas!! Para que os hagáis una idea, el Dragon Khan, emblema del parque hasta la inauguración de Shambhala, se ve... muy pequeñito!!
2 actividades
Reservas Naturales en Sant Carles de la Ràpita
Parque Nacional del Delta del Ebro
(34)
Nuestra experiencia es estival. Es un tema de paisajes que ahora se transforma en un aparente prado de arroz naciente; son increíbles estos instantes de mañanas y tardes de Iphone. Los puntos de información del Parque son buenos y el trato del personal cercano y servicial. Los atardeceres son muy especiales y acabar una ruta en Punta del Fangar con su faro al fondo te hace creer que estás cerca de un verdadero oasis, con espejismos y todo: sensación casi única. Las mañanas en la Laguna de la #Encanyissada, a vista pájaro y de murciélago, te permite estar muy cerca de todo, del entorno, del paisaje. Otro rincones que descubrimos fue por ejemplo la desembocadura donde se encuentra un espacio llamado el Garxal que en la actualidad es la salida real del río: curioso encontrarse caballos salvajes. Las antiguas desembocaduras como la del #migjorn te acerca a un serial de playas salvajes, alguna de ellas también libre como la Playa del #Serrallo, que es para ir. El delta del verano, conocido ya. Sólo nos quedan tres estaciones: volveremos, ...por favor.
Ruinas en Tarragona
Anfiteatro Romano
(65)
Era costumbre en los constructores romanos, tal y como ya hacían los griegos en su tiempo, aprovechar los fuertes desniveles que encontraban en las tierras donde decidían levantar las grandes ciudades que serían orgullo de Roma, para excavar en la propia roca gran parte de la estructura de sus famosos y vitales teatros. El de Tarragona fue dotado de una forma elíptica debido a la amplitud natural del terreno, a su localización fuera del recinto amurallado de Tarraco y sobre todo para crear el telón de fondo que constituye el inmenso Mediterráneo. Todo era poco para un espacio vital para los habitantes de la ciudad, acostumbrados y adictos a la celebración de espectáculos donde los gladiadores y los animales salvajes luchaban hasta a muerte. Sed de sangre. Tal y como podemos ver en otros modelos mundialmente conocidos como el Coliseo de Roma o el de El Djem en Túnez, el tiempo ha dejado al descubierto las entrañas del teatro, los corredores que se encontraban ocultos por las tablas y la arena y que alojaban la "magia" de los artificios escenográficos, las jaulas de los animales y los cubículos de los gladiadores. Los ansiosos espectadores se apiñaban en las 24 filas de gradas a la espera de disfrutar de un espectáculo salvaje e inhumano, propio de aquellos a los que llamaban "bárbaros". Cuando pasó la época romana, y para cristianizar aquel lugar " salvaje e impuro" se levantó una basílica visigótica y aún sobre ella la iglesia románica de la Mare de Déu del Miracle. De ninguna de las dos quedan apenas poco más que los cimientos y algunos muros. Así que sólo nos queda disfrutar de las vistas que ofrece el recinto e intentar imaginar cómo sería un combate a muerte entre los valerosos mercenarios de la violencia para satisfacer la necesidad de cruel diversión de unos colonos que se veían lejos de sus tierras natales pero que no querían perder las terribles costumbres que se mantuvieron durante siglos en el Imperio Romano. Y todo ello bajo un sol de justicia, aunque eso si, con la maravillosa visión de un Mediterráneo que es aún más antiguo que la mismísima Luperca, la Loba Romana.
2 actividades
Pueblos en Siurana
Siurana
(32)
Siurana de Prades es un pequeño pueblo perteneciente a Cornudella del Montsant. Hace unos años, no había ni carretera asfaltada para subir, lo que lo hacía mucho mas interesante. Nadie se aventuraba a subir 8 kilómetros por un camino de tierra, y eso hacía que tuvieras el pueblo prácticamente para ti. Hoy en día, con la carretera asfaltada, el número de turistas es bastante elevado ya que el pueblo es una auténtica maravilla. Está considerado uno de los pueblos más bonitos de Cataluña, tanto por su interés cultural, como por su magnífico entorno natural. El pueblo está situado sobre un peñón de roca caliza, lo que lo hacía un lugar estratégico. Aquí se alzaba el ultimo bastión musulmán en Cataluña. La leyenda dice que los cristianos, en su afán de reconquistar este territorio inexpugnable, se sirvieron de un traidor judío que les indicó la entrada al castillo. La reina del castillo, sabedora de lo difícil que era llegar al lugar, celebraba una fiesta en ese momento sin inquietarse por la presencia de los cristianos. Una flecha entró en el castillo y acabó en la mesa del salón, a esto la reina, asustada, cogió su caballo y se fue directa al precipio. Sabedora de que el caballo no se tiraría, le tapó los ojos, pero el instinto animal del caballo, le hizo frenar, y la reina mora salió despedida por el precipio. Aún se puede ver la herradura del caballo en la roca. Dejando atrás leyendas, el pueblo tiene diferentes lugares de interés, tanto el castillo de la reina mora como la iglesia románica de Santa María del siglo XII con una bonita portada lateral. Otra de las cosas que impresionan de este bonito pueblo, son las vistas espectaculares tanto del embalse de siurana, como de las formaciones rocosas de un bello color rojo que rodean el lugar. Desde uno de los cortados que bordean el pueblo, se pueden contemplar unas bonitas vistas, tanto del castillo como de la iglesia. En el pueblo hay numerosos bares, así como un restaurante. También hay un par de fuentes. Pasear por sus calles de piedra adornadas con bellas flores es un placer. El lugar respira tranquilidad cuando no está atestada de turistas.
Catedrales en Tarragona
Catedral Basílica de Tarragona
(46)
Es curioso observar que los estragos que causó la Peste de 1348 no fueron sólo en el género humano, sino que por alcance, multitud de monumentos e iglesias quedaron sin acabar a causa de la falta de mano de obra y dinero. Ya lo hemos ido viendo a lo largo de nuestro recorrido por Cataluña, con pequeños y grandes templos que quedaron inconclusos y que ni siquiera el paso de los siglos ha conseguido que tuvieran el aspecto final que sus arquitectos imaginaron. El caso de la Catedral de Tarragona es diferente, porque lo que tenía que ser un impresionante pórtico, una fachada magnífica, quedó en un precioso edificio gótico menos monumental que sus hermanas peninsulares pero igual de hermoso. Lo que le faltó por construir lo ganó en escenario, ya que para empezar se encuentra al final de una escalinata que le da un gran impacto visual. Si damos un paseo por el interior, vemos numerosas obras de arte, algunas irrepetibles, como los bajorrelieves románicos que representan la vida de Santa Tecla, el sarcófago de Joan d'Aragó y un retablo mayor de exquisito detalle y factura. Pero quizá la joya de más valor sea su claustro, espacioso y elegante, con delicados capiteles tallados y un par de capillas de gran valor arquitectónico y espiritual.
2 actividades
Ríos en Deltebre
Paseo en barco por el Delta del Ebro
(7)
Agradable y recomendable paseo en barco hasta la desmbocadura del río Ebro. El viaje dura unos 45 minutos donde puedes disfrutar de unas vistas preciosas del Delta, ya que el trayecto nos acerca a los puntos clave del Parque Natural: La Isla de Buda, la isla de San Antonio y el Garxal. La empresa que gestiona los paseos tiene como lema "comprometidos con el Delta" y es una empresa familiar con una historia increíble a la espalda. Junto al viaje que se realiza en unas vistosas "golondrinas" (nombre que se le da en Cataluña a las embarcaciones de paseo turístico), puedes disfrutar de paseos en bici, un buen restaurante y una impresinante oferta de souvenirs de la zona. Todo ello gestionado por la misma familia. Todo un placer para todos los sentidos, muy recomendable con niños. Si tienes suerte se pueden ver especies de aves típicas del delta.
Playas en Roda de Barà
Roc de Sant Gaieta
(55)
Sorprendente "pueblo de pescadores" situado en el municipio de la Roda de Barà. Es una construcción de los años 60-70 del siglo pasado que en cierto modo imita al "Pueblo Español" de Barcelona. Merece la pena perderse por las calles para ir descubriendo un patio andaluz, una masía catalana, un claustro gótico. Zona de descanso y de veraneo pero que invita a visitarlo en cualquier época ya que los bares y restaurntes con los que cuentan están abiertos todo el año. Un añadido, tiene preciosos miradores que permiten ver unos amaneceres y atardeceres de ensueño en las playas de la Roda. Muy recomendable si te gusta descubrir cosas originales. En las afueras se encuentra el arco romano de la Roda de Barà del S. I ac que nos informa del antepasado romano de esta zona próxima a la imperial Tarraco. El mejor acceso es a través de la N-340, una joya de carretera que recorre todo nuestro litoral mediterráneo siendo la más larga de nuestro país, algún día hablaré de ella.
Jardines en Cambrils
Parque Samá
(24)
El Parque Samá es un lugar idílico y perfecto para pasar una tarde o una mañana de domingo. Se encuentra situado en la carretera a Vinyols. Fue un proyecto del Marqués de Marianao que diseñó José Fontsere y Mestres. El concepto era recrear el ambiente y entorno de la Cuba colonial donde vivió la familia del marqués. El hecho es que lo consiguió y el lugar es formidable. Yo lo he visitado varias veces, ya que además puedes ir con tu mascota, así que es perfecto para pasear entre árboles de especies exóticas, puentes, lagos y riachuelos, subir a extrañas torres o entrar en cuevas todo ello construido por la mano del hombre. No me extraña que mucha gente celebre aquí bodas y comuniones. Solo hecho en falta una cosa: poder visitar la mansión. Ver esa mansión cerrad a a cal y canto me produce tristeza, recordando las mansiones que he visitado en Inglaterra, donde se recrea la vida de sus antiguos moradores; creo que sería un sitio estupendo para hacer un museo de la época. No obstante, es una visita que recomiendo al 100%. Para niños, mayores y mascotas.
Iglesias en Santes Creus
Monasterio de Santes Creus
(15)
Entrar en Santes Creus es traspasar la puerta hacia una realidad que permanece oculta y que nos esforzamos por esconder: El poder de la serenidad. Cada rincón, cada estancia, cada piedra, cada árbol nos habla de tiempos mejores cuando este lugar tenía vida, monacal, pero vida. Ahora Santes Creus esta vacío, sin personas, y nos transmite la añoranza de tiempos lejanos, quizás por eso al entrar, un fuerte viento sopla haciendo que los cipreses reverencien nuestra visita. Uno de los tres monasterios que componen la Ruta del Císter y el único que no está habitado. La visita no es guiada, pero si quieres, puedes seguir su historia a través de un trabajado audiovisual que se expone cada 15 minutos aproximadamente. Para mi, tiene sus ventajas porque he podido disfrutar de este espacio, tremendamente espiritual, a mi ritmo. He podido escribir, he podido hacer dibujos y tomar fotos. En mi recorrido siempre he encontrado alguna persona dispuesta a atender mis dudas y darme sabias explicaciones. No sé el tiempo que he permanecido dentro, sólo me queda el recuerdo de un bellísimo lugar cargado de historia y de arte. El lugar cuenta con diferentes dependencias que han corrido mejor y peor suerte, a destacar el claustro y el dormitorio de los monjes. Aseguran que Santes Creus es el monasterio de la ruta que mejor reproduce el plan bernardino de construcción cisterciense. Yo, sólo puedo dar las gracias a los creadores de estas maravillas arquitectónicas y admirar su capacidad para transmitir paz y serenidad, aunque nunca sabremos si este era el objetivo real de estos lugares;) De mis rincones favoritos sin dudarlo.
Playas en Salou
Playa de Salou
(31)
Sitio turístico de la costa del Mediterráneo. En él hay dos playas grandiosas, la del Levante y Poniente. Magnífico paseo de Jaime I con sus dos hermosas fuentes luminosas. Caminos para caminar , tanto para la localidad de Cambrils como para la Pineda, pasando por acantilados, cabos, etc. En dicha localidad encontrarás todo lo que busques.
Ruinas en Tarragona
Acueducto de Tarragona
(39)
El acueducto romano de Tarragona (s I aC) es uno de los monumentos declarados patrimonio de la humanidad por la Unesco en el año 2000. Para visitarlo hay que salir de Tarragona. Podemos ir en coche pero existe un autobús, la L-5, que nos deja a la entrada del recinto en el que se alza esta espectacular construcción. Hay que bajarse en la parada "Pont del diable". Se le denomina Puente del Diablo ya que una leyenda cuenta que fue construido por el Diablo tras ganar una apuesta donde una doncella se jugaba el alma. Este acueducto formaba parte de la red de suministro de agua de la ciudad imperial. Tiene dos niveles de arcos superpuestos y una longitud de 217 metros por 27 metros de altura. Su construcción data de la época del emperador Augusto, quien convirtió a la ciudad en capital de la provincia Tarraconensis. Por cierto, si queremos podemos travesarlo a pie. Http://travelphotobox.Blogspot.Com/2008/12/acueducto-de-tarragona.Html
1 actividad
Miradores en Tarragona
El balcón del Mediterráneo
(41)
La vista del Mar desde este balcón es tan abrumadora que es inevitable no quedarse un rato empanado contemplándolo. El Balcón es bastante grande (al menos 200 metros) y desde la parte más al Este se tienen buenas vistas de la playa y el Anfiteatro romano. Pero sin lugar a dudas es su altura la que hace que el Mar parezca inmenso. Una parada obligatoria en Tarragonal
1 actividad
Sitios insólitos en Deltebre
Punta y Faro del Fangar
(9)
Uno de los mejores lugares para disfrutar de la naturaleza es, sin duda, el Delta del Ebro. Es uno de los humedales más importantes de Europa. Hay numerosas colonias de flamencos y también un gran número de patos. Las zonas protegidas están muy bien acondicionadas y disponen de excelentes miradores desde los que poder observar aves. Pero además de ver aves también hay zonas que son estupendas para pasear como es esta de la Punta del Fangar. Es sencillo llegar desde Deltebre, desde aquí hay una carretera que lleva hasta el restaurante vasco que es el último lugar hasta donde se puede llegar con coche. Hay un buen parking para dejarlo y desde aquí unos 4km andando por la costa hasta el faro. El arenal del Fangar es fabuloso, agua por ambos lados, es como una península de arena. Se pueden ver también muchas aves paseando por la playa, el único problema es que suele hacer mucho viento pero bueno esto en el Delta es lo más normal.
De interés cultural en Vimbodí i Poblet
Monasterio de Poblet
(15)
El Real Monasterio de Santa Maria de Poblet es un conjunto monumental declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO en el año 1991. Poblet deriva del latín populetum (alameda) y es un lugar rico en vegetación, esto le ha valido también el ser declarado paraje natural de interés nacional y si a sus 2.100 hectáreas de protección en las que se localizan 50 fuentes naturales le añadimos el estar situado a los pies de la Sierra de Prades hoy declarada parque natural, los encantos de esta gran abadía cisterciense pueden hablar por sí solos. El Monasterio de Poblet fue creado por el conde de Barcelona Ramon Verenguer IV para los monjes bernardos en el año 1.149, alcanzando su mayor esplendor en el siglo XIV para luego caer casi en el olvido tras la desamortización de mendizábal. Tomando conciencia de tal riqueza arquitectónica empezó su restauración en el año 1930 y ya en 1940 retornaban a su abadía algunos monjes. Hoy los monjes cistercienses ocupan de nuevo el monasterio habiendo en él, zonas de clausura cerradas a la visita al público que no por ello deja de admirar todo su conjunto arquitectónico,en el que son de destacar: la iglesia de los siglos XII al XV gótica con una portada barroca y con un retablo obra de Damian Forment realizado en el año 1527, el claustro del siglo XII además de sus tres recintos, el primero con la puerta de Prades, el segundo con la plaza mayor y una gran cruz de piedra y el tercero con sus dos torres que nos recuerdan a las de la puerta de cuarte de valencia. A todo esto hay que añadir entre otras cosas el panteón de los reyes de la corona de Aragón en los que hay enterrados además de reyes, algunos nobles y abades. Según he conocido recientemente, el monasterio es un lugar de retiro espiritual en el que toda persona que desee puede alojarse en una de sus celdas y realizar unos días de retiro y contemplación. Un bello lugar que nos proporciona paz entre bellos paisajes naturales en una arquitectura que emana historia,arte y religiosidad.
Museos en Tarragona
Museo Nacional de Arqueología
(21)
Tarragona o Tarraco, ciudad en la que en cuanto se abre una zanja aparecen restos romanos, que hablan de un glorioso pasado como una de las ciudades más importantes del Mediterráneo en aquella época. Un pequeño bosquejo de lo que fue, lo podemos ver en el Museo Arquelógico, situado en la Plaza del Rey, en los alrededores de la catedral. Una visita que podemos encajar perfectamente en una mañana cultural de domingo, paseando tranquilamente por las calles de Tarragona. Se distribuye en tres plantas con diferentes salas temáticas, que nos van a explicar, mediante lo allí expuesto, las diferentes facetas de Tarraco como ciudad romana. Vale la pena, tanto para los aficionados a la historia como para los que no lo son que descubrirán, con asombro, como la vida en Tarraco no difería mucho de lo que es la vida actual en Tarragona, elementos tecnológicos aparte.
2 actividades
De interés cultural en Ametlla del Mar
L'Ametlla de Mar
(23)
A l'Ametlla de Mar también la llaman La Cala. Sus habitantes no son “ametllencs” sino caleros. La primitiva Cala de la Ametlla y, más al nordeste, la Cala de Sant Jordi han sido los refugios de la costa más adecuados para navegantes y pescadores y, junto con la masada de Pons, apoyada en la montaña, y la playa de la Almadrava, al límite norte del término municipal, han sido los pequeños núcleos habitados más importantes antes del siglo XX. A Sant Jordi, sin hacer mención del mundo romano y prerromano, hay restos del castillo del siglo XIII, sede de la Orden de San Jorge de Alfama, la única orden estrictamente catalana de la historia, y el edificio restaurado de otro castillo construido a caballo de los siglos XVII y XVIII. En la punta de la Cala de la Ametlla se erigía, próxima al mar, una torre artillada, restaurada en el siglo XVI y destruida por los ingleses durante la Guerra del Francés, junto con otra torre al interior de la Cala, hoy desaparecidas. En relación a núcleos originarios de población, todo es incierto documentalmente hasta que no se llega al último cuarto del siglo XVIII. Es a consecuencia del impulso de población de Carlos III que surge el pueblo moderno como un núcleo pescador adscrito al municipio del Perelló (del que se separó la víspera de Navidad de 1891), coincidiendo con la llegada y progresivo establecimiento de grupos de pescadores valencianos. Durante el siglo XIX, sobre todo entrada la segunda mitad, se consolida y crece significativamente la población, que confluye al pueblo desde los municipios vecinos (la Ametlla empieza el siglo XX con unos 2.500 habitantes, la mitad aproximada de la población actual). También reciben un fuerte impulso la actividad pesquera y la agrícola y comercial subsidiarias, potenciadas por el proceso desamortizador y la construcción de la vía del ferrocarril (1860-1870). Los primeros años del siglo XX son de relativa prosperidad hasta que la crisis de los años treinta castiga el pueblo y genera movimientos migratorios importantes que lo debilitan, de los cuales sobresale la emigración a Palamós que se concentra en los años de la posguerra civil y se alarga hasta la década de los sesenta, en que las corrientes incipientes de inmigrantes y turistas transforman la fisonomía demográfica, productiva y cultural de la población. Actualmente el peso relativo de la actividad pesquera ha bajado mucho, pero todavía perdura, en la turística Ametlla de Mar, la esencia pescadora y marinera.
1 actividad
Pueblos en L'Ampolla
L'Ampolla
(15)
De nuevo volvemos a l'Ampolla, antiguo pueblecito de pescadores donde veraneaba en mi infancia. La nostalgia, el delta, el mar, l'arròs me tira mucho. El pueblo ha mejorado mucho y se ha dado paso al turismo casi masivo. Eso a veces no es nada bueno. Antaño se comía muy bien ahora es difícil encontrar un buen sitio para comer. Comentamos varios sitios donde hemos comido en esta ocasion: -Bar la estrella tapas: situado enfrente del club naútico y al lado del restaurante rafa. Comida a base de tapas de baja calidad (a excepción de los mejillones) precio muy alto para lo que ofrece. No nos gustó la experiencia. -Hotel flamingo: el menú de 19 euros. Bebidas aparte. Fue aceptable. Servicio algo lento pero atento y amable. El plato de gallo con guarnición era mejorable. -Pizzeria Can Piñana: nos pedimos una 4 estaciones y una funghi. Nos da pena decir que es la peor pizza que hemos comido en nuestra vida. Más bien parecían quichés y no pizzas. Nada recomendable. En esta ocasión nos quedamos con la tranquilidad del arenal, el paseo marítimo, el agua azul turquesa de Cap Roig, los helados de la jijonenca... Y las ganas de volver en las celebraciones de la Sega o de l'ostra, por ejemplo.
Puertos en Cambrils
Puerto de Cambrils
(15)
El puerto de Cambrils reúne en un mismo espacio la tradición marinera de los pesqueros que desde allí salen a faenar con el aspecto lúdico y recreacional de los barcos de recreo que allí amarran. Yo he estado visitándolo desde fuera, pero también desde dentro ya que alquilamos un velero con piloto hace unos años y salimos desde allí a pasar el día en el mar. Las instalaciones son muy buenas, hay buen espacio en los pantalones y también en el interior del puerto y su bocana, y vale la pena pasearse por allí, ya no solo por ver los barcos, de los que hay algunos muy bonitos, sino también por la sensación de paz y tranquilidad que se respira en toda la zona. Tanto el puerto como el paseo son un lugar estupendo para dejar pasar las horas una mañana de domingo en cualquier época del año, bien con la tranquilidad del otoño e invierno o con el ajetreo propio de los meses de verano. También es una opción ir a comer pescadito al restaurante del Club Nautic pero eso ya lo contaré en otra ocasión. Llegar es muy sencillo, y aparcar también, aunque tendremos que pagar en verano. Hay un parking subterráneo, un poco caro, en el mismo paseo delante del puerto y otro a nivel de calle un poquito más adentro. No obstante fuera de los meses de verano es más sencillo encontrar sitio sin tener que pagar.