MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿A dónde quieres ir?
¿Te gusta Bulgaria?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Restaurantes en Bulgaria

149 colaboradores

65 lugares donde comer en Bulgaria

Restaurantes en Sofia
Dibaka
(3)
Dibaka es un restaurante muy lindo del centro de Sofía. Se come bien y el servicio es agradable. Está llenísimo los fines de semana, pero no se puede reservar. Comimos como reyes, con una cerveza cada uno y una botella de vino entre dos, entrada y plato principal, todo eso para 10 euros por persona! Increíblemente barato, porque el restaurante no es cualquier cantina de la esquina. Hay una terraza agradable fuera, con vegetación, luego una parte debajo de una veranda, que es fumadora y no muy bien aireada, pero si te molesta el humo luego hay una sala más pequeña que es de no fumadores. Es un país donde se fuma muchísimo, y la norma es fumador. Probamos una sopa que te sirven en un bollo de pan, entonces vas comiendo la sopa al mismo tiempo que el pan! Y los tradicionales pimientos rellenos y carnes asadas con salsa de yogurt. El vino muy bueno, y nos quedamos muy satisfechos con la calidad general del lugar. Tal vez un poco ruidoso.
Restaurantes en Veliko Tarnovo
Restaurante Shtastliveca
(1)
Quizá sea una de las mejores opciones de Veliko, lo demuestra que siempre está bastante lleno e incluso a partir de las 19h igual te toca esperar. Pero vale la pena. El restaurante tiene 2 pisos y con vistas a la pendiente que dá al río Yantra. Tiene las 3 B, bueno, bonito y barato. Tienes una extensa carta con platos típicos búlgaros y pasta y pizzas italianas. Yo diría que es un restaurante italo-búlgaro. Las pizzas están hechas al horno de leña. Para que os hagáis una idea de lo que comimos y el precio: para 4 comimos 2 platos de pasta, una ensalada griega, calamares a la plancha y espinacas con queso. 2 refrescos, 3 cervezas de medio litro y un sólo postre para los 4 porque esto no hay quien se lo acabe. Total 55 levas que vienen a ser 27 euros.
Restaurantes en Veliko Tarnovo
Vinarnata
Vinarnata es un precioso restaurante de la ciudad de Veliko Tarnovo. Domina el valle, estás arriba de una montaña con vistas desde el restaurante, que tiene una gran ventana, impresionante. El menú es increíblemente largo, parece un libro, con platos búlgaros de todas las regiones. Empezamos con una ensalada búlgara que es un tipo de berenjena al horno con tomate y mucho ajo, se sirve frío y se come solo o con tostada, luego un cocido de carne y una góndola, que es un plato al horno en forma de góndola, con pollo gratinado con queso, verduras y papas. Un almuerzo perfecto para darte calor durante las visitas de la ciudad, y eso con bebidas nos salió menos de 12 euros entre dos, en un lugar bonito, perfecto. El servicio es el único lado negativo, las meseras llevan el vestido tradicional, y no están muy contentas de trabajar ahí, a penas hablan inglés, hay que pedir varias veces para que te llegue lo que quieres. La terraza en la calle no tiene mucho interés.
Restaurantes en Sofia
Pizzeria Victoria
(1)
No os puedo comentar de otros sitios en Sofia porque probamos este y nos gustó tanto que ya no fuimos a ningún otro restaurant mientras estuvimos en Sofia. Está en medio de todos los monumentos del centro de Sofía, entre la Galería de Arte Nacional y la iglesia Rusa. Por la noche podeis aparcar gratis delante de la Galería cenar e ir a pasear por las iglesias iluminadas. La comida es italiana y está buena, en cantidad y precios muy razonables.El lugar muy acogedor y con varias estancias de fumador y no fumador. Os voy a poner un ejemplo de la primera noche que cenamos los 4. Todos los platos fueron: una ensalada tricolori, una gran pizza prosciutto, una lasaña vegetal, unos espaguetti carbonara, dos tortenilli funghi, 4 sprites, 2 cervezas de medio lito y una de un cuarto y sólo un postre de fruta y helado enorme, porque no podíamos más, todo todo 36,20 euros. su web es http://www.victoria.bg/
Cafeterías en Veliko Tarnovo
Café Stratilat
Tras la estatua de Stefan Stambolov, subiendo unas escaleras desde la calle con el mismo nombre, encontramos este café ideal para desayunar si estáis por la zona. Todo era buenísimo, lo malo era que tardaban mucho si no pedías lo que tuvieran hecho, es decir, pasteles o pastas. Nosotros el primer día pedimos crepes y tardaron media hora, eso sí, unas crepes de chocolate y nata que tumbaban a cualquiera. $ crepes de chocolate, 2 capuccinos, 2 chocolates, 2 pinchos de frutas, una tarta de queso y un expresso nos costó 17 euros.
Restaurantes en Veliko Tarnovo
Mexana de ARBANASI Chateau Karnobat
Muy cerca de la iglesia de la Natividad tenéis este mesón típico búlgaro cuyas letras a la entrada son MEXANA que son las típicas posadas que encontraréis a lo largo de todo el país. Comida autóctona barata y buenísima. Siempre hay la Shpka o ensalada y varios platos como el de la foto del menú. Lugar ideal para descansar o comer en Arbanasi. Nosotros sólo hicimos 2 refrescos y 2 cafés y nos costó 3 euros. La casa es la típica casa fortaleza de Arbanasi, primer piso de piedra y segundo de madera. Un lugar muy límpio y acogedor.
Restaurantes en Rila
Mexana Pohieh
(1)
Si visitas el Monasterio de Rozhen, en el pueblo pequeño que hay bajo la colina de acceso al monasterio, en N 41º 31.982´ E 23º 26.049´ a 510 de altura, hay un mesón o Mexana, de comida típica búlgara, para chuparse los dedos y muy bien de precio. Por 51 levas o 25 euros comimos los 4 a reventar. El dueño es muy amable, incluso nos dio un postre típico y no nos lo cobró, así como un chupito. Eso sí, la música búlgara te acompaña toda la comida.
Restaurantes en Plovdiv
Mexana Diana
A 10 km de Plovdiv paramos a comer en una “Mexana” que anunciaban desde la carretera 64 y que está a unos metros en una calle adyacente. La Mexana Diana fue una de las mejores elecciones del viaje. Llegamos casi a las 16:30 horas y nos hicieron la comida expresamente. Como sabéis estos mesones típicos del país ofrecen la comida búlgara a buen precio y calidad, además de cantidad. Comimos una ensalada Shopska y queso del país como entrante. Después una Kavarma y unos pimientos rellenos de queso frito y empanados para chuparse los dedos (chushka byurek). Para completar pedimos una parrillada de carne (meat balls que no son albóndigas si no hamburguesa, Kebapche, pinchos y pollo). Los platos nos los sirvieron en recipientes en forma de barcos de arcilla. Las bebidas y el café completaron las 55 levas que pagamos (27 euros) sin creernos lo que habíamos llegado a comer por ese precio y en un más que buen restaurant.
Restaurantes en Orechak
Mexaná Bogomilovata
Este es un precioso restaurante, o como lo llaman aquí "Mexaná", donde cominos el día que fuimos a visitar el monasterio de Troyan. Se encuentra a unos 2 kilómetros antes de llegar al monasterio, en el pequeño pueblo de Oreshák. La decoración era típicamente búlgara, y las chicas que lo llevan fueron estupendas con nosotros. Le preguntamos que era una cosa que no entendíamos de la carta, y nos trajeron un platito para que lo probáramos. Era queso Sirene, riquísimo. Es un lugar muy recomendable y por supuesto el precio de la cómida, inmejorable, 77 Levas, unos 38 euros por cuatro personas, habiendo bebido 2 botellas de vino, café y una comida riquísima.
Restaurantes en Obzor
Restaurante Marlin - Bar & Dinner -
Una de las mejores opciones para comer, tomarse algo e incluso empezar la fiesta en la maravillosa Playa de Obzor. Situado a pie de playa, muy cerca del hotel que tiene en esta playa la cadena Riu, se encuentra este moderno bar-restaurante que nos gustó muchísimo. Lógicamente, no se trata de un chiringuito y al ser una zona de costa bastante turística, los precios son más altos que en otras zonas de la costa del Mar Negro, así todo, os aseguró que comeréis y beberéis a muy buen precio en un sitio ideal. Con terraza mirando al mar, es un auténtico lujo disfrutar de la extensa carta de platos combinados búlgaros y otro montón de platos de cocina elaborada de que disponen. Recomiendo probar lo que se ve en la foto, que es una especie de huevos con jamón york por debajo, alucinantes. Y no os cortéis en pedir las cervezas de medio litro, no salen nada caras. Es un local moderno, con butacas y mesas muy cómodas, y por la música animada que ponen durante todo el día, me imagino, aunque no puedo asegurarlo, que a partir del atardecer este bar & dinner se convierte en un lugar de culto para todos los amantes de la fiesta que acuden a Obzor. Sin llegar a ser una discoteca como tal, desde luego está ubicado en un sitio ideal, y acompañados de buena música, camarer@s de buen ver, ambiente y compañía, seguro que resulta un lugar ideal para tomarse unas copas por la noche, tiene pinta de ser el típico sitio con terraceo en plan chill-out donde la gente comienza la fiesta.
Restaurantes en Bansko
Restaurante Taberna Molerite 1792
En el hotel donde nos alojábamos, Molerite 1792 fue uno de los 2-3 restaurantes que nos recomendaron para comer y cenar bien en Bansko. Así que ya el primer día, optamos por cenar aquí. Este restaurante está situado en lo que se denomina como "Complejo Molerite 1792", que debe ser una especie de antigua casa de una familia de pintores bastante famosos de la ciudad, que con el paso del tiempo se ha convertido en un hotel de alta montaña con encanto. De forma paralela al hotel, en la planta de abajo, está la taberna y el restaurante. Con suelo y paredes de piedra y mil y un detalles en maciza madera, están ambientados con cierto estilo folklórico, dando la sensación de un bar-restaurante de alta montaña, cosa que particularmente me encanta. Fuimos sin reservar a mediados de Agosto, y he de decir que pare ser Bansko una ciudad de invierno, nos dieron una mesa de milagro, estaba todo a tope. Ya sentados, sinceramente la atención no fue demasiado buena, apenas hablaban inglés, se confundieron con un plato, y como muchas otras veces hacen en otros restaurantes de Bulgaria, no sacan los platos a la par, para comer en compañía, sino cuando un plato está, te lo llevan a la mesa, y tu acompañante, que se fastidie mirando ;-), es otra cultura. En cuanto a la comida y platos en sí mismos, como entrantes probamos unos excelentes champiñones braseados al estilo Bansko y una sopa fría típica búlgara que no nos hizo demasiada gracia. En cuanto a los segundos platos, un rissoto de verduras que tardó una eternidad en salir, menos mal que estaba rico, y el plato estrella de la jornada: cerdo al estilo cazador. Insuperable este plato, buena cantidad de carne y una salsa aderezada con verduras y alguna que otra especia que le daba un toque divino, para untar pan y más pan, una ración muy-muy potente. Todo ello regado con una jarra de vino blanco de la casa bien fresquito que entraba la mar de bien, que no falte. Y la sorpresa y lo más auténtico del Molerite 1792 empieza justo cuando estábamos casi terminando nuestra cena, cuando muchas de las otras cenas ya habían terminado. Un grupo de folklore formado por 4-5 personas (me entero luego en Internet que son un grupo macedonio), ataviados con trajes de la región, empieza a tocar música folklórica regional, cantando a capella con unas excelentes voces. Música animada que hace que muchos de los comensales salgan a bailar a la zona central del restaurante, supongo que bailes búlgaros, agarrados unos a otros de los dedos de la mano, me recordaba a la típica música griega. Resumiendo, Molerite 1792 es un buen sitio para saborear de forma auténtica las costumbres de la zona de Bansko y del macizo de Pirin, disfrutar de comida típica de calidad, a un precio asequible para los extranjeros, en un ambiente auténticamente de restaurante de pueblo de alta montaña, aunque como digo, el servicio no fuese demasiado correcto.
Restaurantes en Sofia
(1)
Cafeterías en Sofia
The Corner
(2)
Exquisito menú, amplio y buen precio.
Restaurantes en Batak
Restaurante Unikat
Si vuelvo a pasar algún día por Batak, tengo claro dónde pararía a comer o a cenar. El Restaurante Unikat forma parte en realidad de un complejo bastante grande y renovado que a día de hoy es el "Hotel Unikat", el antigua hotel "Bulgaria". Ubicado en el centro de la tranquila localidad Batak, en una calle peatonal, el hotel (que por cierto tiene buena pinta), alberga un restaurante que se divide en comedor interior y el jardín o terraza exterior. En pleno Agosto, a pesar de estar en la zona de los Montes Ródopes, hacía bastante calor, pero optamos por comer en la zona de terraza o jardín (no sabíamos que tenía comedor interior), ahora explico por qué. ¡Menudo descubrimiento de rincón! Entras por la calle peatonal, andas por un pasillo y en seguida desembocas en una especie de patio interior enorme, con una zona central donde entra el sol, y con la zona de mesas para comer a la sombra, bajo unas pérgolas muy modernas. A la izquierda según entras, un asador super curioso (donde estaban asando un cochinillo), al fondo una barra, y como digo, una cantidad de mesas considerables, todo muy luminoso y bien ambientado. Otro puntazo del patio, un riachuelo bien encauzado y decorado que fluye por la mitad, que se cruza por un coqueto puente de madera, curioso. En pleno Agosto, quizás era un poco tarde, comimos prácticamente sólos, por lo que la atención fue buena y rapidísima. En cuanto a la comida, con carta en inglés (importante), ofrecen una amplia selección de la cocina tradicional búlgara, aunque en este caso, nosotros optamos por platos bastante normales, como una pedazo de ensalada de tomate con queso, y un plato de pechugas de pollo con patatas y queso. No teníamos demasiado hambre, pero tengo recuerdo de haber terminado bastante llenos, y muy satisfechos con la calidad de la comida, siempre acompañada de una buena cerveza búlgara. En cuanto al precio, como en casi todos los sitios de Bulgaria, muy asequible para el bolsillo del turista o viajero, y eso que seguramente será uno de los mejores sitios, y más caros de Batak. Como digo, si vuelvo a pasar por Batak, sé donde pararía a comer algo seguro, el restaurante Unikat es un sitio del que guardamos muy buen recuerdo, tanto por el coqueto, agradable y tranquilo jardín donde comimos, como por la cantidad y calidad de la comida, muy recomendable. Y si te quedas a dormir en Batak, aunque no puedo confirmarlo, por la web, el hotel tiene muy buena pinta.
Restaurantes en Bansko
Restaurante Taberna Бански хан ('La Posada')
Éste es el otro sitio que nos recomendaron para comer o cenar en Bansko, aparte de la ya mencionada Taberna Molerite 1792. Sinceramente, es un sitio muy del estilo, muy acogedor, con aire de taberna de montaña, con suelo de piedra, y con una decoración donde predomina la madera y los adornos de la región de Bansko y del Macizo del Pirin, que les dan ese aire montañés tan característico de esta región. Estuvimos cenando y no había mucha gente, la verdad es que cenamos muy tranquilos y muy a gusto, a pesar de estar sentados en los típicos bancos corridos de madera. Respecto a la comida, como en casi todas las tabernas y restaurantes de Bulgaria, no fallan las patatas con queso, esta vez aderezadas con champis y bacon, de muerte. De segundo, un rissoto, bueno, arroz con vegetales más bien, bastante correcto, y luego, aquí el menda se aventuró en la sección de carnes con algo que no sabía que era y el camarero no le supo responder, ya que a duras penas hablabla inglés. El caso es que pedí una especie de estofado de ciervo de Bansko, con arroz y vegetales. A ver, la carne estaba riquísima, pero el plato sabía en exceso a la típica especia que le habían echado para aderezar. No era laurel, era algo estilo el jenjibre que hizo que no pudiera terminar el plato, cansaba demasiado. Es uno de los riesgos e intrigas de "elegir a ciegas", sin saber muy bien lo que se pide, a veces sale bien, y otras veces, sale no tan bien ;-). Quizás nos gustó más la comida del Molerite 1792, pero el ambiente aquel día tranquilo de esta taberna nos gustó mucho más, quizás porque el restaurante está en la entrada del pueblo, no en el centro, cerca de la carretera. También ayuda que comiéramos en el comedor interior, situado más al fondo que la propia taberna, donde la gente se reúne para tomar algo y charlar, no tanto para degustar cocina búlgara de la región de Bansko. Por cierto, nos llamó la atención la impresionante carta y selección de vinos que tienen, sobre todo tintos, de apuntar. Por último, lo mejor y más pintoresco de la noche. Aquí también actúa un grupo folklórico, que ataviados con trajes de montaña, interpretan canciones de la región, aunque si no me equivoco, de origen macedonio. Algunos con pequeñas guitarras, acordeones y panderetas, cantan todos a capella, con unas voces de alucinar, repito, de alucinar. Echad un vistazo al vídeo porque no tiene desperdicio, es justo cuando se pasaron, desinteresadamente y sin pedir nada a cambio, por nuestra mesa, donde interpretaron una canción de lo más marchosa, que por supuesto no pude resistirme a grabar. Les aplaudimos muy mucho la actuación, de forma más que merecida, menudos cracks, sin duda consiguieron que nunca me olvide ya de esta coqueta y acogedora taberna de montaña, a la que tengo claro que me gustaría volver, y donde no volveré a pedir ese plato de ciervo, habrá que probar suerte con otro plato de la carta ;-).
Restaurantes en Bansko
Cabaña Restaurante del camping Banderitsa
Después de visitar la zona y realizar alguna ruta por el macizo de Pirin, qué mejor manera de terminar la jornada que comiendo en un restaurante-cabaña de la zona, un sitio auténtico donde poder disfrutar de la auténtica buena mesa búlgara, en un marco de alta montaña. 2 kilómetros carretera abajo del Refugio de VIrhen, tras pasar la conocida cabaña de Banderitsa, se llega a una explanada donde la carretera realiza una curva amplia y pronunciada. Sobre este terreno se sitúa el Camping Banderista, y en un recodo de la carretera, a mano derecha según bajas, está la recepción y el 'restaurante' del camping, una larga y estrecha cabaña de madera que tiene algún que otro cuarto con literas, alguna sala de estar, y por supuesto, cocina. Aunque no teníamos intención de parar, nos llamó la atención al bajar en coche, la de coches y gente que había parada comiendo en el restaurante, por lo que sedientos y hambrientos, y tras esperar a que se librara parte de una mesa (estaba muy concurrido), nos pudimos sentar tranquilamente en una de las mesas de madera maciza tan características de estos sitios de alta montaña, con bancos corridos, compartiendo mesa con una familia búlgara que amablemente nos cedió parte de sus asientos. Lo primero tras sentarse, pedir la carta y directamente un par de cervezas bien frías, que aunque el sitio está a 1800 metros, traíamos sed de cerveza búlgara tras la fácil ascensión al Lago Okoto ;-). Curiosa la forma de enfriar la bebida de esta cabaña, ya que justo al lado de la cocina, cae un manantial de la montaña, y tienen allí enfriando las cervezas, el agua, el vino...doy fe que estaba bien fría. Pedimos patatas fritas con el queso característico búlgaro que le suelen echar, una generosísima ensalada de tomate, y un salchicha al estilo Bansko, que la asan allí mismo a la parrilla, al igual que muchos tipos de carnes que ofrecen en la carta. Tengo muy buen recuerdo del sabor a la brasa de aquella salchicha, tenía especias pero estaba riquísima, quizás sería el sabor a la brasa de la alta montaña, o la alta montaña y el paraje en sí mismo. Sólo tengo recuerdo que comimos muy-muy a gusto, era el típico sitio para estar de sobremesa tomando café, cervezas y licores hasta la tormenta de la tarde, pero había que bajar. Resumiendo, una cabaña restaurante auténtica de alta montaña, donde recomiendo comer a todo aquel que se acerque al macizo de Pirin, a la zona del Refugio de Vihren, es un sitio donde se come ideal, sobre todo cualquier comida a la parrilla, y por un precio muy asequible, por no decir, de risa.
Bares de Tapas en Sofia
(1)
Restaurantes en Sofia
Actividades en Bulgaria y cerca
Civitatis
(8)
Bs.F 6.033.181,66
Civitatis
Bs.F 9.049.772,49
Tours y visitas guiadas
Tour privado por Sofía
Bs.F 11.060.833,04
Excursiones
Excursión a Plovdiv desde Sofía
Bs.F 6.033.181,66
Civitatis
Bs.F 8.044.242,21