Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿A dónde quieres ir?
¿Te gusta Navarra?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Restaurantes en Navarra

1.036 colaboradores

471 lugares donde comer en Navarra

Bares de Tapas en Pamplona
Bar Gaucho
(35)
Me llevaron unos amigos a este bar a tomar unos pinchos a media mañana diciéndome que era uno de los clásicos de Pamplona, y razón no les faltaba. A parte de la decoración en madera del pequeño local y de muchos detalles, lo que más destaca de Bar Gaucho son sus pinchos, tanto por su variedad como por su calidad. Los preparan de foie, hongos, sardinas, etc... y todo con un sabor muy bueno y muy frescos. Una parada muy recomendable para descansar un rato. Además. hay terraza.
Cafeterías en Pamplona
Café Iruña
(20)
El Iruña es uno de los cafés más populares y conocidos de Pamplona, en parte porque era donde Ernest Hemingway comenzaba sus jornadas interminables de bebida, ya que queda al lado del hotel donde se alojaba habitualmente en Pamplona. Hat dos salones, el del café principal, enorme, y uno más pequeño, con una barra donde hay una estatua a tamaño natural de Ernest con cara de pocos amigos.
Bares de Tapas en Pamplona
Meson del Caballo Blanco
(18)
Rincon muy conocido para los habitantes de Pamplona y no tanto para los visitantes. Son numerosos los conciertos celebrados en este lugar, en el que te puedes tomar un refresco en el bar y disfrutar de una tarde maravillosa
Restaurantes en Pamplona
La Trastienda del Colmado
(10)
Eso es sencilla y llanamente lo que he vivido hace poco en este restaurante, una experiencia gastronómica excelente, así, sin más ;-). Este espacio multifuncional que recrea de forma moderna lo que antiguamente se conocía como un "Colmado", es decir, una tienda de barrio donde se vendían todo tipo de productos alimenticios y bebidas, aúna bar, restaurante, tienda y bodega. La zona del bar es un sitio ideal para degustar unos buenos pintxos y raciones en un ambiente realmente acogedor, con una carta de vino muy extensa, una sensación que te traslada a otra época, a ésas tiendas antiguas de barrio, donde la gente de reúne en corros a charlar, etc. Sin embargo, si de verdad queréis vivir una experiencia de otro nivel, os aconsejo pasar a la "Trastienda", es decir, al restaurante. Con decoración realmente minimalista y elegante, creando un ambiente realmente acogedor, presenta una carta realmente sugerente, en la que todos los platos tiene algún toque especial. La carta de vinos es alucinante, de las más largas que recuerdo haber visto en tiempo, con muchísimas denominaciones de origen, y con vinos navarros muy sugerentes. Nosotros escogimos un blanco fermentado en barrica navarro, de la Finca Albret, muy fresco y rico, con ese toque a barrica que tan bien acompaña a muchos platos, sobre todo ensaladas y pescados. Con una atención acorde al nivel del restaurante, cada plato es una nueva sorpresa, llenos de contenido, calidad y colorido. Materia prima de primera calidad, buenas e interesantes combinaciones de sabores y mucho esmero en la decoración de los platos. La ensalada de rulo de cabra es un espectáculo, pero si hay algo que me alucinó fue la plancha de verduras, un plato aparentemente sencillo que por la calidad de la materia primera se convierte en un auténtico manjar lleno de productos de la fértil huerta de la Ribera Navarra. Finísimo el toque al queso Idiazabal que presenta el bacalao asado, pero si con algo me quedo es con el rodaballo a la brasa al estilo Orio, limpio-limpio, con un refrito que le da un sabor sin igual. Para completar la faena, un postre para compartir que hará las delicias de los ávidos de dulce, cremoso de queso caramelizado con frutos rojos, una super ración para terminar el festival por todo lo alto, delicioso. Un sitio de calidad y de nivel, pero al que sin duda merece la pena ir para darse un capricho y comer de cine en un ambiente muy acogedor y agradable, todo un descubrimiento que recomiendo muy mucho a todos los finos paladares.
Interés Gastronómico en Pamplona
Pastas Beatriz
(19)
Igual pasas por delante y en lo último que piensas es en entrar en un lugar con una pinta tan cutre, pero como en ese momento alguien abra la puerta del local y los olores del obrador invadan la calle Estafeta, seguro que te dejas arrastrar al interior. Amontonadas en estantes tienen todo tipo de pastas que harán las delicias de los más golosos: Con mantequilla, mermelada, coco, chocolate,frutas...Y a eso añádele los txandrios, tortas de txantxigorri, chocolate con avellanas enteras o cortezas de naranja bañadas en chocolate...No puedo seguir, se me hace la boca agua.
Bares de Tapas en Pamplona
Bodegón Sarria
(10)
Si vas a Pamplona, tendrás que ir a la calle más famosa de la capital Navarra, gracias a los encierros, Estafeta. Casi al final de la calle, muy cerca de la plaza de toros, se encuentra el Bodegón Sarria, de parada obligatoria para desgustar algunos de sus deliciosos pinchos, cazuelas y raciones. La relación calidad-precio muy bien. Un local muy chulo, decorado en madera, cuelgan del techo jamones de 5J. Tiene una barra bastante amplia y varias mesas. Muy recomendable.
Restaurantes en Erro
Restaurante Casa Rafael
Casa Rafael restaurante tiene una comida que es espectacular, y el trato de camareros y el dueño es muy buena. El restaurante es precioso, inspirado en la alhambra, se sale de lo normal de lo bonito que es. Además en Almería tiene muy buena fama por la cordialidad, la comida tan rica, el lugar que es tan familiar y el buen trato de todos los que trabajan allí.
Restaurantes en Pamplona
Ansoleaga33
(20)
El pasado fin de semana tenia cena con los amigos y después de haber leído en internet varias criticas acerca de este Restaurente nos decidimos por probar y la verdad salimos francamente muy satisfechos. Estuvo todo perfecto, desde el principio nos hicieron sentir como en casa. El somelier encantador, los camareros atentisimos (siempre con una sonrisa) y para rematar la comida. Nos dejamos aconsejar y nos recomendaron el Menú Gastronómico Uli. Relación calidad-precio inmejorable. Estaba todo buenísimo y las cantidades generosas. Poco mas puede decir, simplemente que pasamos una velada increíble y considerarlo como un Restaurante muy a tener en cuenta. Seguro que repetimos.
Restaurantes en Pamplona
Restaurante La Capilla
(9)
Una antigua capilla anexa al convento es el escenario de este restaurante que destaca por la decoración blanca y las vidrieras de la capilla. Con una situación tan original y tan buena decoración, nos esperamos un restaurante caro y de mucha categoría, pero la sorpresa surge al ver la carta. Con un menú de 23€-25€ y un amplia variedad de platos con nombres muy largos, esperamos que la experiencia en este entorno único sea inolvidable, pero al degustar los platos descubrimos que no destacan en nada en especial, siendo un restaurante con una bonita decoración y una gastronomía justa. El servicio tampoco es nada del otro mundo, siendo un poco lento, lo que junto a unos platos normales, hace que este restaurante sea un lugar más para ir a verlo que para ir a comer.
Restaurantes en Tudela
Restaurante L & Ele
(4)
Hay restaurantes de los que sales contento tras haber comido bien, y otros de los que sales pensando en cuando volverás a visitarlos, como el L & Ele. En este restaurante pude disfrutar de algunos de los mejores platos que he probado, y eso que consistían principalmente en verduras, algo de lo que no soy muy amigo, pero cocinadas por Lola las verduras adquieren nuevos sabores y texturas que estoy seguro que maravillaran a todos. Además de verduras, el pescado y la carne también tienen su hueco, con una preparación muy buena, así como los postres, donde destaca la Torrija estilo Lola, con una receta basada en la que prepara Arzak en su restaurante. El servicio fue muy atento, ya que, éramos los únicos comensales en el restaurante. Laura nos trató como si estuviéramos en casa. En cuanto al restaurante, es bastante pequeño, con sitio para unas 30 personas y una decoración muy limpia y agradable. Además, casi no hay cobertura del móvil, así podemos disfrutar de la comida sin interrupciones. Un restaurante que hay que visitar si nos gusta comer bien y disfrutar de nuevos sabores, con unos precios normales para la alta calidad que ofrece. Todo un descubrimiento.
Restaurantes en Huarte
El Panadero de Eugui
(10)
Habíamos encargado nueve pollos asados en el panadero de Eugui y cuando los hemos descubierto para comer, ¡nos hemos quedado de piedra! No estaban asados sino achicharrados, por lo que nos hemos visto obligados a devolverlos. El encargado se ha quedado extrañado ante nuestra reclamación. ¿Será por eso por lo que no se ha disculpado en ningún momento?¿Le parecerá a él normal comer el pollo así de quemado? Han accedido a cambiarlos, lo cuál no ha evitado que comiéramos a las 5 de la tarde. Esta era la primera vez que encargábamos un asado en el Panadero de Eugui, y desde luego será la última.
Restaurantes en Olite
Restaurante Asador Erri-Berri
(9)
El restaurante Eri-Berri ocupa una antigua casona medieval situada en el casco histórico de la localidad, a escasos metros del fastuoso Palacio real. Su emplazamiento y la rusticidad y tipismo del edificio, así como el olor a brasas y leña que emana de sus fogones, ejercen de auténticos imanes arrastrando sin remisión al transeúnte que incauto accede curioso a fisgar en su interior y sin darse cuenta acaba sentando a la mesa de uno de los dos coquetos comedores que posee el establecimiento degustando un enorme chuletón de buey a la brasa. La especialidad de este asador tradicional son los pescados y carnes a la brasa, ambos de aceptable calidad. Como complemento disponen de una carta en la que encontraremos productos de la tierra siempre de primera calidad. En cuanto a su bodega, dispone, obviamente de numerosas referencias de caldos de la tierra, no en vano, Olite es la "Capital del Vino de Navarra". En definitiva se puede disfrutar de una comida o cena más que correcta en un marco sobresaliente. ¡Buen provecho!
Interés Gastronómico en Pamplona
El Churrero de Lerín
(5)
Durante el año es un sitio tranquilo detro de una calle bulliciosa. Se transforma entre el 6 y el 14 de julio, sobre todo después de los encierro sanfermineros. Entonces se forman larguísimas colas fuera de la minúscula tienda para comprar chocolate caliente y churros. No son tan caros como en otros sitios más afamados de Pamplona y cumplen con creces el papel de ofrecerte un buen desayuno. Además, las chicas que atienden no pierden la sonrisa por mucha gente que haya.
Restaurantes en Pamplona
Mesón de La Navarrería
(9)
El Burgo de Navarrería, junto con el Burgo de San Cernin y el Burgo de San Nicolás, se unieron con el denominado Privilegio de la Unión en 1423, que dio lugar al nacimiento de Pamplona. Hoy, la zona de Navarrería, además de contar con la fuente desde la que los ‘guiris’ se lanzan al manteo de borrachuzos el día 6 de julio, es una de las partes de Pamplona con más ambiente durante los fines de semana de todo el año. La Mejillonera, El Mesón de Navarrería, El Cordovilla y sus famosos pintxos de tortilla de patata y bolas de pimiento…son algunos de los bares más típicos. Con la llegada del buen tiempo, todo el mundo sale con sus pintxos y sus cervezas a la calle. Merece la pena sentarse con ellos y ver lo variopinto que es el personal.
Bares de Tapas en Pamplona
Calles de San Nicolás y San Gregorio
(6)
Si en tu visita a Pamplona quieres disfrutar por la parte vieja del “poteo” , que tanto se lleva por estas latitudes, tomando unos buenos vinos o cañas acompañándolos con suculentos “pintxos”, no debes dejar pasar las calles de San Nicolás y San Gregorio. A la calle de San Nicolás se puede acceder desde la famosa Plaza del Castillo, verdadero corazón de Pamplona. La calle de San Gregorio está a continuación de la de San Nicolás, únicamente separan a estas dos calles la plaza de San Nicolás donde podremos disfrutas con la vista de la Iglesia-fortaleza del mismo nombre. A lo largo de estas calles, a ambos lados, encontramos innumerables bares, tabernas, tascas y restaurantes con un muy buen ambiente a prácticamente todas las horas del día pero sobre todo las horas del mediodía con el aperitivo o “vermut” y las tardes de los fines de semana. Puedes comer de bar en bar pidiéndote en alguno de ellos algo de beber y algún pintxo, de los muchos de los que abarrotan las barras de estos locales, para picar.
Restaurantes en Pamplona
Level 10
(11)
Alucinante! Es la mejor pizzería de Pamplona, sin lugar a dudas. En verano la terraza, aunque pequeña, es muy apetecible. Lastima que la medida de las cervezas sea pequeña, no es "alemana". Muy recomendable porque la relación total calidad precio es excelente.
Restaurantes en Pamplona
Bar Restaurante Otano
(5)
La calle San Nicolás comienza en la plaza de la Iglesia que lleva el mismo nombre y concluye en la Plaza del Castillo, centro neurálgico de Pamplona junto con la Plaza del Ayuntamiento. A lo largo de la calle San Nicolás encontraréis más de una decena de bares que tanto a mediodía como a media tarde, ofrecen los tradicionales pintxos, las mejor cocina en miniatura. Uno de estos establecimientos es el bar Otano, que en su piso superior cuenta también con un restaurante. La barra de pintxos de este bar es impresionante. Os recomiendo la brocheta de quesos y el Basiano, aunque cualquier otra opción será igualmente deliciosa.
Restaurantes en Olite
Restaurante Ducay
(3)
Estuvimos cenando en la terraza de este restaurante un domingo por la noche, la verdad es que se estaba a gusto sentados ahí, y menos mal porque los camareros pasaban de largo como si tuvieran una pantalla a los laterales de la cara y les tapara los ojos y no podían verte. Estuvimos un buen rato viendo pasar a un camarero de un lado al otro de la terraza, y paso de nosotros como si no estuviéramos allí, conseguimos pedir gracias a que salió otro camarero del bar. La comida estaba buena, pedimos media ración de rabas, que estaban buenas, una croqueta que aun no sabemos de que era por que no sabia a nada, solo a masa de bechamel, y mi chico se pidió una hamburguesa que estaba buena, pero lo que era la carne no es que fuera abundante... Y yo me pedí un bocadillo vegetal con pechuga de pollo, la verdad que era un bocadillo de media barra de pan, y la verdad es q estaba bueno. Nos tomamos una coca cola y yo una clara, y como no la copita después de cenar un gin tonic y una copa de crema de orujo, todo eso por menos de 30€, barato así que no se le puede pedir mas. Lo último fue pagar, que para eso también les costó la vida, después de pedirla por primera vez cuando nos trajeron las copas tuvimos que volver a pedirla cuando nos las habíamos terminado, y aun así tardaron un rato mas en traérnosla. Por lo demás en la plaza aquella del castillo se estaba de vicio cenando.