Exprime al máximo tu viaje
Con la app de minube
Descargar
¿A dónde quieres ir?
¿Te gusta Etiopía?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

De interés cultural en Etiopía

32 de interés cultural en Etiopía

De interés cultural en Asela
Valle del río Omo
(2)
Situado entre Etiopía, Kenia y Sudán, el valle del río Omo se presenta al viajero como un mundo sorprendente, anclado en el tiempo. Alejado de cualquier capital, con un clima extremo, se esconde uno de los lugares más salvajes de África en el que viven unas 15 tribus nómadas o seminómadas. Mursi, Karo, Erbore , Hamer transforman sus cuerpos en auténticos lienzos en los que se afanan por plasmar su particular concepto de belleza.
De interés cultural en Asela
La Tribu Erbore
La tribu de los Erbore es la mas pesetera de todas las tribus del valle del río Omo.No has llegado al poblado y ya están pidiendo dinero,te siguen,ta dan golpes para que les des dinero y que no te vean con la cámara en la mano que ya tienes a todo el poblado pidiendote. La verdad que fue un agobio el visitar esta tribu que deben ser primos lejanos de los Mursi por lo antipaticos que son. De todas las tribus del Omo las mas asequibles son los Banna,los Hamer y los Karo que para mi gusto son los mas autenticos del todo el Omo.
De interés cultural en Axum
Aksum
(8)
Cuenta la leyenda que Aksumai, hijo de Etiópico -uno de los bisnietos de Noé-, fue el fundador de Axum, capital del antiguo reino de Saba, cuna de la tradición histórica y cultural de país, ciudad imperial y lugar en el cual se encuentra, se venera y se custodia el Arca de la Alianza. Seducidos por la leyenda, contemplamos las ruinas de un antiguo palacio (del I milenio a. De C) y no osamos poner en duda el hecho de que en sus salones, hoy reducidos a escombros, la mítica reina de Saba celebraría siglos atrás magníficos fastos, que en sus baños., cuyo esplendoroso pasado es un mero recuerdo, la legendaria reina sumergiría su belleza entre las aguas aromatizadas con exóticas fragancias y deliciosas especies. Nos detenemos finalmente ante la tumba de la reina, el edificio que un día se erigió como la última morada del regio personaje, se ha convertido hoy en refugio y hogar de numerosos e inquietos murciélagos y al salir a la superficie, la luz del sol parece querer despertarnos de este hermoso sueño e indicarnos que seguramente todas estas ruinas no pertenezcan en realidad a nuestra reina de Leyenda….. La ciudad de Axum, situada al norte del país, en la base de las montañas de Adoua comenzó a vivir su época dorada a comienzos de la era cristiana (siglo I d. C) época en la que se convirtió en un estratégico emporio comercial por el que circulaban ricas sedas, oro, marfil, piedras preciosas y por supuesto especies. Tal fue la fama de este enclave que en el siglo III, el filósofo Maní llegó a nombrar la capita axumita como uno de los cuatro reinos más importantes del mundo junto a Roma, China y Persia. Axum llegó a su punto más álgido bajo el reinado del rey Ezana quién abrazó el cristianismo como doctrina oficial del Imperio. Fue bajo el mandato de este rey (siglo IV d.C) cuando la técnica de la elaboración de grandes monolitos de piedra vivió su mayor apogeo, estos enormes bloques de piedra de los que podemos llegar a contemplar hasta un número de casi 300, son mudos testigos y único vestigio de un pasado de grandeza y un discreto presente. Los extensos campos de monolitos o “stelae” como se les conoce popularmente en Etiopía llaman poderosamente la atención del visitante. Los obeliscos presentan una decoración geométrica que simula puertas y ventanas ciegas, como si representasen algún tipo de edificación y están rematados en su parte superior por un semicírculo. Las hipótesis sobre su funcionalidad original son diversas aunque las más extendidas apuntan a un uso funerario o conmemorativo. Sin duda destaca por su esbeltez el gran obelisco que aún hoy se yergue orgulloso y levanta desafiante sus más de 20 metros, cerca de él, desplomado y resquebrajado yace en el suelo el que hubiese sido el monolito más impresionante de todos los tiempos y culturas, con sus cerca de 33 metros de altura, este auténtico gigante quizás abrumado por el vértigo se vino abajo justo en el momento de ser izado. El otro gran monolito (de 24, 6 metros) que se puede contemplar en Axum ha llevado una vida azarosa ya que bajo la dominación italiana (1936-1941) fue trasladado a Roma donde permaneció luciendo orgulloso su porte desde el año 1937 hasta el 25 de Abril de 2005 fecha en la que su cautiverio terminó y por fin pudo regresar a su hogar.Si las piedras hablasen……. En el Norte de Etiopía escuche en innumerables ocasiones afirmaciones semejantes a la expuesta por el patriarca Abuna Paulos, no en vano el Arca de la Alianza es una reliquia venerada fervorosamente por los etíopes razón por la cual las iglesias guardan en su recinto más sagrado una réplica del Arca de la Alianza que contiene el Tabot. El Tabot que se guarda en las iglesias etíopes es una réplica (en madera o piedra) de las Tablas de la Ley cuyo original se conservaría en Santa María de Sion , en Axum. Nos encontramos en Axum, ante la fachada de la Iglesia de Nuestra Señora de Sion, lugar en el cual y según asegura la tradición se encuentra actualmente el Arca de la Alianza. En el interior del templo una única persona, un sacerdote, un elegido, un descendiente directo de los levitas, guarda celosamente el tesoro y no permite que nadie lo toque o lo vea. Mis esfuerzos por acceder al recinto sagrado y contemplar esta maravilla son infructuosos, además según me cuentan , aunque accediese al tabernáculo en el que reposa el arca y levantase los paños con los cuales se protege al Arca de miradas furtivas, mi falta de fe me impediría ver el preciado tesoro. Pero ¿Cuál es el origen de esta férrea e inquebrantable convicción que lleva a los cristianos ortodoxos etíopes a aseverar de manera tan tajante el hecho de que el Arca de la Alianza descanse en Axum? Recordemos que la Leyenda y la historia caminan de la mano en este país, no se entiende la una sin la otra y llegan a fundirse para crear una verdad incuestionable…. La epopeya del pueblo etíope se encuentra recogida en el Kebre Negest (Gloria de los Reyes), un libro escrito en Gue’ez (antigua lengua etíope) a finales del siglo XIII por un sacerdote de Axum. Según se afirma en esta magna obra, los orígenes de la historia etíope, íntimamente ligados con el mundo bíblico, se remontarían a la corta pero fructífera relación que mantuvieron la reina etíope Makeda o Belkis (nombres históricos con los que se conocería a la mítica reina de Saba) y el sabio rey Salomón. La Reina de Saba, viajaría a Jerusalén cargada de valiosos tesoros (joyas, piedras preciosas, especies…) en busca de los sabios consejos del afamado monarca Salomón, este aseguró a su honorable huésped que únicamente le exigiría una compensación en caso de que tomase algún bien del pueblo de Israel. La astucia de Salomón le llevó a urdir una estratagema por la cual la reina tras una copiosa y especiada cena se levantó sedienta en mitad de la noche y bebió el vaso de agua que maliciosamente se le había colocado junto a su lecho. El agua era un bien muy preciado para los israelitas, la reina lo tomó y Salomón se cobró el tributo….. Cuentan las crónicas reales que tras este breve encuentro la reina de Saba regresó a su país con un hijo de Salomón en sus entrañas. Este niño sería coronado como el primer rey del país con el nombre de Menelik y se convertiría a la postre en el fundador de la dinastía Salomónida que ha perdurado en Etiopía hasta bien entrado el siglo XX (el último representante de esta dinastía habría sido el emperador Haile Selassie que se mantuvo en el trono entre los años 1931-1974). El joven Menelik fue enviado junto a su padre con objeto de recibir la formación adecuada para un futuro rey. Cumplido el ciclo educativo, cuando Menelik contaba con 19 años de edad, su padre dispuso lo necesario para el regreso de este a la corte etíope. Como regalo de despedida el monarca Israelita mandó construir una réplica exacta del Arca de la Alianza para que Menelik la llevase consigo. Por extrañas razones, Menelik en lugar de llevarse la replica del Arca, se las arregló, con la colaboración de un personaje llamado Azarías, para sustituir la reliquia auténtica por la copia que le había regalado su padre. Cuando los sacerdotes del templo se dieron cuenta del engaño, la comitiva se encontraba demasiado lejos…. A la llegada de Menelik a Etiopía el Arca se depositó en el templo de Axum , su madre (la reina de Saba) abdicó en su favor y dió comienzo la dinastía Salomónida que como ya hemos indicado ha regentado los designios del país hasta el siglo pasado. Señalemos como dato curioso que la Constitución etíope recogía en uno de sus artículos que el emperador era descendiente “sin interrupción, de la dinastía de Menelik I, hijo de la reina de Etiopía y de Salomón de Israel.”
De interés cultural en Dallol
Dallol
(9)
Continuamos dejando atrás los depósitos de sal en esta región geológica, dura, inhóspita donde las haya. Y más hacia el mediodía, donde todo parece ir cada vez mas lento, debido al intenso calor, temperaturas desbordantes. Visualizas actividad en otro cráter , charcas de tonos rojizos hirviente, aguas magentas ricas en hierro. Sus bordes de duras capas de sal gruesa en tonos tostados, de su interior surgen zonas burbujeantes y una vez más puede ser tóxico, por los gases que emana. ¡Como no ser consciente de donde te encuentras, si esto es como un polvorín! Un día muy intenso, en sensaciones que no olvidare nunca.
De interés cultural en Lalibela
Las calles de Lalibela
(1)
Lalibela es famosa por sus iglesias excavadas en la roca... Lo que no sabíamos, antes de llegar, es qué había más allá de dichas iglesias. Es un entorno impresionante, a 2.635 m. De altura, enmedio de una sucesión de montañas (las montañas de Lasta) y valles verdes, realmente verdes... Allí se suceden una serie de pueblecitos que en principio no resultan nada atractivos, casas con tejado de chapas y barrizales por calles... Sin embargo a mí me cautivó. ¿Por qué? Veníamos del Sur de Etiopía, donde cada vez que salías a la calle te rodeaba la gente, te hacían pagar por las fotos, y en fin, aunque te acostumbras, cuando llegas a un sitio donde hasta cierto punto te dejan en paz, se prestan a que les hagas fotos sólo para verlas después en la pantallita de la cámara, simplemente te saludan con una gran sonrisa, y puedes pasear cuando quieras observando la vida del lugar... Las cosas cambian, te relajas, disfrutas, te apetece ir y venir, sola o acompañada, cada paseo es una oportunidad de ver y estar. Increíbles las obras de construcción de una gran torre metálica (¿una futura antena?)... Un montón de hombres ayudando a tirar de la cuerda que sube las piezas, mientras los operarios están allí arriba, colgados, sin arneses, ni cascos.... Un pequeño mercado, con cuatro alimentos básicos, tiendecitas de productos de primera necesidad, limpiabotas en lo que parecen paradas de autóbus... Los monjes paseando con sus cruces en la mano y sus mantos... Por eso me gustó tanto Lalibela (el pueblo), más allá de sus iglesias, que son asombrosas y bonitas, y siguen vivas con los peregrinos y feligreses que entran y salen de ellas... Pero es una historia para otro día, otro rincón. Por eso dejo este, sólo con fotos de la vida allí, de la atmósfera, del ambiente... Esperando poder transmitirlo.
De interés cultural en Adama
Pueblos Dasenech
Los dasenech habitan al norte y noreste del lago Turkana, y para mi fue una de las visitas que más me impresionaron de todo el viaje. Me impresionó las condiciones de vida de estas gentes, en un lugar muy caluroso, donde el viento sopla y levanta nubes de polvo que envuelven los pobres poblados en los que habitan... Ahora cuentan con camellos donados por el gobierno, pero según dicho organismo, es un pueblo que se resiste a ser productivo y salir de su estado de miseria y descuido... En fin, difícil entender estas situaciones desde fuera, aunque suena sospechosa la queja oficial. Estuvimos en un poblado cercano a Oromo, la población más grande de esta tribu, y que se situaba cerca del río Omo, río traicionero que hace no mucho se llevó a más de 60 habitantes en la crecida de las lluvias. Tierra dura e inhóspita...
De interés cultural en Addis Ababa
(2)
De interés cultural en Bahar Dar
El puente de los Portugueses - Tis Isat
Nuestro siguiente objetivo es llegar a las fuentes del Nilo Azul y para ello nos dirigimos a Tis Isat . Este pequeño poblado cuya etnia predominante es la de los Amhara basa su riqueza comercial en las plantaciones de sorgo, en el teff (recordemos que el teff constituye la base con la que se realiza la “injera” o pan nacional etíope) y en el turismo que se acerca a contemplar las cercanas y maravillosas caídas de agua en las que nace el Nilo Azul. A nuestra llegada al poblado nos hablan de la inminente construcción de una central eléctrica que producirá energía para toda la comarca, lo que desconocen es el efecto devastador que sobre el paisaje de las cataratas de Tis Isat tendrá dicha central ya que desviará aproximadamente el 80% del caudal y reducirá la majestuosidad del salto de agua a un chorrillo apenas imperceptible. Una vez que abandonamos el poblado, una senda nos guiará por fértiles campos de cultivo, para descender a continuación hacia una profunda grieta basáltica por la cual discurre el Abay – así llaman los etíopes al Nilo Azul-. Esta profunda grieta está atravesada por un puente de piedra de 8 arcos y unos 70 metros de longitud que fue construido en el siglo XVI por artesanos portugueses. Conocido popularmente como “puente de los portugueses” se llama en realidad el puente “Alata” y a unos pocos cientos de metros nos aguarda una maravillosa vista de las cascadas, pero eso lo contaremos en otra ocasión. Y os preguntaréis qué hacían unos artesanos portugueses en pleno siglo XVI en estas latitudes. Estos artesanos, cuya impronta podemos apreciar en varios edificios de la vecina Bahar Dar, llegaron a Etiopía acompañando a las tropas lusas enviadas a la región para combatir las ofensivas del caudillo musulmán Ahmed ibn Ibrahim o lo que es lo mismo Grañ ("el zurdo"). Cristóbal de Gama, al mando de unos pocos portugueses (400 según algunas fuentes) hizo frente al invasor y logró recuperar el reino para el Emperador etíope.
De interés cultural en Dokato
El poblado Konso de Dokato y Las Waga
Recuerdo que al deambular por el poblado Konso de Dokato me sorprendió enormemente la existencia de cierta organización urbanística pues el poblado poseía un intrincado complejo de callecitas jalonadas por chozas circulares que desembocaban en una gran explanada (verdadera plaza mayor del asentamiento) en la que se erigía un edificio de piedra y madera de gayo destinado a celebraciones comunales. Pero lo que me más me llamaba la atención eran unos enormes postes de madera cuyo significado no podía alcanzar a imaginar. Resulta que estas esculturas llamadas Waga dan fe de la vida del poblado ya que aumentan su tamaño periódicamente (se añade una nueva sección al poste), con lo cual podemos conocer con cierta exactitud la antigüedad de un asentamiento Konso con lo cual constituyen verdaderos árboles generacionales. (En el caso del Dokato los cálculos basados en las secciones de estas Waga permiten datar su antigüedad en más de 500 años). Pero estas esculturas representan algo más que un “simple” calendario en la vida de los Konso ya que sirven también para honrar a sus muertos , a los verdaderos héroes del poblado ya que en las Waga se les representa junto a sus esposas y enemigos ya fuesen estos humanos o animales (últimamente ha disminuido tanto el número de enemigos tanto animales como humanos como el de esposas con lo cual las nuevas Waga resultan bastante menos espectaculares, pero os puedo asegurar que alguno de los Konso representados en estas esculturas debió de llevar una vida muy azarosa a juzgar por el número de enemigos , animales y esposas representados en su particular Waga) Por último quisiera dejar constancia de otra curiosidad de los Konso que nos habla de la particular manera que tienen para medir la edad de sus gentes y es que lejos de los estereotipos que utilizamos el resto de los mortales, los Konso miden la edad de una persona por el tamaño de la piedra que pueden llegar a levantar, piedras que tienen determinadas formas y tamaños y que en definitiva servirán para determinar la transición de la niñez a la madurez, de la madurez a la vejez y por fin el regreso a la niñez.
De interés cultural en Lalibela
Mekina-Medhani-Alem
A 7 km de Lalibela, a una altura de 2.750 m, está Mekina-Medhani-Alem, la Iglesia del Salvador del Mundo. El enclave es espectacular, con un valle abriendose a sus pies, una cascada en la ladera de la montaña... El monasterio en sí no es espectacular, pero nos abren sus puertas, el cura que está al cargo nos hace una "limpieza de pecados" (con agua de la montaña que cae incesantemente del techo -la piedra de la montaña-, la hace pasar nuestras cabezas, filtrándola con la cruz ortodoxa. Después, nos echa más agua en la cara, hasta 3 veces), nos muestra las cruces procesionales y uno de los libros-pergaminos del s. XIII que allí guardan.
De interés cultural en Addis Ababa
(1)
De interés cultural en Gambela
Aldeas del sur de Etiopía
(1)
Después de visitar el hospital de Abobo continuamos nuestra visita a Etiopía por la carretera que hay hacia el sur y en este trayecto pudimos contemplar y visitar varios poblados maravillosos que se encuentran inmersos entre la salvaje vegetación etíope. La mayoría de las casas de estos poblados son casas tradicionales de Etiopía, es decir, chozas circulares bastante pequeñitas que tan sólo se utilizan para dormir. Los habitantes de esta zona son los Oromo, la tribu más importante de Etiopía y son cristianos coptos. Toda la población de Etiopía en general es muy pobre, pero en esta zona lo son aún más, aquí apenas tienen recursos de nada. Una de las cosas que más me llamó la atención cuando visitamos estos poblados es que para calentar las casas a la hora de dormir lo que hacen es crear un fuego en el interior, por eso, se pueden ver unas humaredas impresionantes saliendo de las chozas (se ve en las fotos). Tienen que tener mucho cuidado porque al menor descuido pueden incendiar su vivienda, pero sobre todo porque muchos niños sufren quemaduras bastante graves, sobre todo en la cabeza, porque se quedan dormidos cerca del fuego. Son situaciones increíbles que tan sólo se pueden llegar a comprender cuando visitas estas zonas.
De interés cultural en Gambela
Poblado de Itag
(1)
Itag se encuentra cerca de Gambela y casi al lado de la frontera entre Sudán y Etiopía, así que se ha convertido en un lugar de refugiados al igual que la ciudad de Gambela pero con una diferencia, en Itag muchos de los refugiados son Nuer y Anuak que no se han occidentalizado tanto como los de Gambela y que aún conservan costumbres ancestrales. En Itag hay varias zonas. Por un lado se encuentran las típicas chozas africanas que están construidas con paja y tienen forma circular. Cuando la familia es numerosa se construyen varias casas par dar cobijo a todos que se colocan en círculo y el medio se convierte en el lugar donde se hace la vida, ya que todo se hace al aire libre excepto dormir. La otra zona se podría decir que está algo más occidentalizada, aquí las casas son bajas y de forma rectangular, además, están construidas con madera, así que se asemejan algo más a las que estamos acostumbrados a ver. Cuando fuimos era temporada de lluvias, así que la mayor parte de Itag estaba completamente inundada, algunos no podían ni siquiera acceder a su vivienda a no ser que se metieran en charcos enormes. En este poblado no hay apenas infraestructuras, no hay ni siquiera hoteles, así que lo mejor es llevar una tienda de campaña y quedarse a dormir en cualquier parte, porque Itag está repleta de vegetación.
De interés cultural en Turmi
Tribus Hamer
(2)
De interés cultural en Turmi
TURMI
(1)
Por fin se cumpliria otro sueño a realizar como viajera el ver y estar mezclada un poquito en una zona de alto interés cultural y etnologico, en unos parajes donde una vez se origino nuestra especie . Atravesando pistas de ese color que tanto me gusta , algunos cauces mas bien secos y disfrutando de las acacias llegamos a Turmi ; lugar donde instalamos el campamento y del que partiriamos al encuentro en los proximos días de vivencias unicas y fascinantes . El mejor momento es siempre los días de mercado y mas si es importante como el de " Dimeka " lugar de encuentro de las etnias ya que supone un lugar de intercambio y motivo para engalanarse ver y ser visto , ya que de aquí puede salir eso si concertada las proximas ceremonias . Apesar de ser por su ubicación un punto de encuentro de los " Los Dassanech "-" Los Omorote "-" los Karo "-" Los Gallap "-" Mursi "-" Los Murele "-" Mago " es la mas numeroso la etnia de " los Hamer " . Que veremos en los días siguienes al ir también nosotros a por nuestras provisiones , recuerdos que son y han permanecido en mi retina a día de hoy por su " Fascinacion " como no recomendar un lugar así y cuanto antes mejor los cambios ya producidos son abismales ¡ No se cuanto tiempo le quedara a su ancetral cultura !
De interés cultural en Sembete
De interés cultural en Debark
(1)
De interés cultural en Gondar