MINUBE
Seguir en la app
Abrir
¿A dónde quieres ir?
¿Te gusta Alemania?
Compártelo con el mundo
Entrar con Google +

Museos en Alemania

Abadías en Alemania Acantilados en Alemania Aeropuertos en Alemania Ayuntamientos en Alemania Balnearios en Alemania Bares de Copas en Alemania Barrios en Alemania Bodegas en Alemania Bosques en Alemania Calles en Alemania Campos de Fútbol en Alemania Carreteras en Alemania Carril bici en Alemania Castillos en Alemania Cataratas en Alemania Catedrales en Alemania Cementerios en Alemania Centros Comerciales en Alemania Cines en Alemania Ciudadelas en Alemania Ciudades en Alemania Conciertos en Alemania Cuevas en Alemania De interés cultural en Alemania De interés deportivo en Alemania De interés turístico en Alemania Discotecas en Alemania Embajadas en Alemania Escalada en Alemania Espectáculos en Alemania Estaciones de Autobús en Alemania Estaciones de Tren en Alemania Estadios en Alemania Estatuas en Alemania Exposiciones en Alemania Fiestas en Alemania Hospitales en Alemania Iglesias en Alemania Información Turística en Alemania Islas en Alemania Jardines en Alemania Lagos en Alemania Mercadillos en Alemania Mercados en Alemania Miradores en Alemania Monumentos Históricos en Alemania Museos en Alemania Palacios en Alemania Parques Temáticos en Alemania Parques de Atracciones en Alemania Playas en Alemania Plazas en Alemania Pueblos en Alemania Puentes en Alemania Puertos en Alemania Reservas Naturales en Alemania Ríos en Alemania Ruinas en Alemania Salas de Conciertos en Alemania Senderismo en Alemania Sitios insólitos en Alemania Teatros en Alemania Templos en Alemania Tiendas en Alemania Universidades en Alemania Valles en Alemania Zonas Recreativas en Alemania Zonas de Compras en Alemania Zonas de Copas en Alemania Zoos en Alemania

253 museos en Alemania

Museos en Berlín
Museo de Pérgamo
(54)
Para aquellos que tengan poco tiempo para conocer Berlín, Pérgamo es, sin duda, el museo que no hay que perderse. Los vestigios traídos de Pérgamo y la antigua Babilonia se encuentran en perfecto estado y resulta apasionante comprobar cómo debieron de ser de espectaculares en su tiempo. Nunca que he estado (y han sido varias las ocasiones) había demasiada gente, lo que también es una gran ventaja frente a otros museos similares.
2 actividades
Museos en Berlín
Checkpoint Charlie
(58)
En medio de la ciudad de Berlín se encuentra uno de los pasos fronterizos más conocidos. Separaba el lado soviético del estadounidense durante la guerra. Hoy en día es un lugar turístico que reconstruye una de las casetas de la antigua frontera con las fotografías de un soldado soviético y otro americano que dan la bienvenida a cada lado del paso. Alrededor se pueden encontrar numerosas tiendas y puestos de recuerdos e incluso puedes conseguir un sello como los que ponían cuando algún militar cruzaba. Las fotos de lo que era el mundo intentan recrear cómo era la vida entonces.
5 actividades
Museos en Berlín
Isla de los Museos
(30)
La Museumsinsel es la isla de los museos. Forma partte desde 1999 del patrimonio mundial de la UNESCO. Es una isla del río Spree, en el centro de Berlín, que está en el barrio de Mitte. Lleva su nombre de los numerosos museos que puedes encontrar ahí. Al inicio, el lugar fue fundado como una zona residencial dedicada a las ciencias y las artes por Frederick IV de Prusia a finales del siglo XIX. Las colecciones se hicieron públicas después de la primera guerra mundial, y es una fundación de la Herencia Cultural de Prusia que las maneja. Estas colecciones fueron compartidas durante la separación de las dos Alemanias, y ahora están reunidas de nuevo. Entre los museos encuentras el viejo museo (Altes Museum) construido en los años 1830, la vieja galería nacional, el museo nuevo (Neues Museum), el Bode, y el Pergamon, uno de los más importantes museos de arte antiguo en el mundo.
4 actividades
Museos en Berlín
Neues Museum
(11)
Tras contemplar decenas de estatuas egipcias interesantísimas con el colofón de la estatua de Nefertiti llegan en el museo unas cuantas salas muy curiosas en las que encontraremos objetos de la vida cotidiana de los egipcios. Maquetas de barcos para "cruzar" a la otra vida, papiros administrativos, sandalias, alimentos y máscaras funerarias. Aunque probablemente estemos cansados después de "tanto arte" estas salas son muy entretenidas, sobre todo si se va con niños al museo. Seguro que ellos disfrutarán un montón oyendo las historias de pirámides, enterramientos y juguetes antiguos.
1 actividad
Museos en Colonia
Museo del chocolate
(22)
Esta es la mejor palabra que define el museo que más me gustó con diferencia de Colonia. Se trata de un museo dedicado única y exclusivamente al chocolate, sí, sí, como lo escucháis, el museo es un homenaje a ese manjar que vuelve a todo el mundo loco. El museo del chocolate se encuentra situado en el centro de Colonia, cerquita de la catedrla, así que se puede ir andando perfectamente. Está situado además a la orilla del río, así que posee también unas vistas magníficas del mismo. Nada más entrar lo que llama la atención es el maravilloso olor que hay por todos los rincones. El museo se divide en varias partes. Nada más llegar lo primero que nos encontramos es una sala en la que se explica la historia del chocolate. Cuándo fue descubierto este manjar y los cambios que ha ido sufriendo el proceso del chocolate con el tiempo. Después pasas a una sala que posee una luminosidad y una temperatura especial, ya que aquí se cultivan las plantas del caco y para que puedan sobre vivir necesitan unas condiciones idóneas. Es un lugar precioso porque está todo repleto de árboles. Además, te ofrecen una muestra de cacao para que sepas exactamente cómo es el fruto del que sale el chocolate. A continuación se puede contemplar todo el proceso de la fabricación del chocolate. La verdad es curiosísimo y aquí sí que es imposible que no se te haga la boca agua, porque huele que alimenta. Antes de pasar a la siguiente sala te ofrecen una gran variedad de chocolates para degustar, así que como os podéis imaginar esta es la mejor parte del museo. Por último, en otra sala se pueden contemplar diferentes obras de artes que se han creado con chocolate y ya por fin se llega a una tienda en la que se pueden comprar todos los productos que os podais imaginar relacionados con el chocolate. Se trata de un museo muy bien estructurado y muy ameno. A mi me encantó y os recomiendo visitarlo porque además de aprender, se disfruta muchísimo.
Museos en Berlín
Museo Judío de Berlín
(4)
El Museo Judío de Berlín es bastante interesante por el hecho de que no es tanto educativo sobre los hechos que tuvieron lugar durante la Segunda Guerra Mundial sino porque trata de imbuírte de la sensación que tuvieron los judíos con la persecución creciente. El techo está desequilibrado, los pasillos están inclinados, se tuercen, se estrechan, se oscurecen… Hay varias salas donde trata de transmitirse esa sensación de inestabilidad. En la Torre del Holocausto, por ejemplo, nos encontramos en una sala con el techo elevado, totalmente a oscuras, iluminada tenuemente a través de un tragaluz con forma de rendija. Está cerrada herméticamente, por lo que el único sonido dentro es el escaso que proviene del exterior desde dicha rendija. Realmente embriagador y espectacular. La segunda parte de la visita se realiza por la parte antigua del museo, en la que se nos cuenta la historia del judaísmo desde el principio de los tiempos hasta la actualidad. La visita al museo requiere en torno a la hora y media y tres horas, según la profundidad con la que queramos integrarnos en la información que proporciona. El precio es de ocho euros con la visita estándar, la galería permanente y las exposiciones que haya en esas fechas, tres euros con entrada reducida de estudiante. La audioguía sale por tres euros y el guardarropa es gratuito. La fotografía está permitida a todos los espacios, siempre que se haga sin flash.
2 actividades
Museos en Stuttgart
Museo Mercedes
(20)
El museo Mercedes-Benz Welt se encuentra en el barrio de Obertürkheim, muy cerca del estadio de fútbol de Stuttgart. En él se muestra la historia automovilística de la casa Mercedes, desde los primeros modelos hasta las últimas novedades. Como curiosidades, se encuentra el primer papamóvil y los dos automóviles más antiguos del mundo: el coche sin caballos del Gottlieb Daimler y el automóvil de tres ruedas de Karl Benz. Si os gustan los coches disfrutareis del museo. La exposición histórica es muy interesante también. Además, el edificio merece mención aparte, construcción muy novedosa y original.
Museos en Berlín
Museo Hamburger Bahnhof
(2)
Hamburger Banhof es una de las estaciones de trenes más antiguas de la ciudad, que sigue de pie todavía hoy. Fue construida a mediados del siglo XIX al inicio de la línea de tren entre Berlín y Hamburgo. La estación fue gravemente dañada durante la segunda guerra mundial, y la renovaron en 1996 para volver a abrir como museo "del presente", es decir un museo de arte contemporáneo. Puedes ver obras de Beuys, Roy Lichtenstein, Andy Warhol... Y desde 2004 hay una exposición de la colección de Christian Flick. Fue un evento que causó mucha crítica porque los Flick son una de las más ricas familias de Alemania, acusados de haber confiscado muchas obras de arte a los judíos durante la segunda guerra mundial. Flick fue juzgado en Nuremberg. La exposición fue rechazada en Suiza pero lleva cinco años en Berlín.
2 actividades
Museos en Berlín
Museo Topografía del Terror
(15)
Al lado de checkpoint Charlie encontramos una de las partes más extensas del muro de Berlín, y una gran explanada con un pequeño museo, el de la Topografía del terror, que mediante textos, fotografías, vídeos, revistas y carteles de la época nos explica como empezó a tener poder el partido nazi y como llegó a ocurrir el holocausto de la Segunda Guerra Mundial, hasta que por fin terminó la guerra. Un escalofriante recorrido por uno de los peores recuerdos de la historia, con objetos de la época que te dan una nueva visión de lo ocurrido, como por ejemplo el álbum de fotografías personal de un comandante alemán o las portadas de la revista TIME, primero encumbrando a los nazis y después rechazándolos. El museo es gratuito y en su interior hay una cafetería. Un lugar para ir con aguante para pasarlo mal, aunque es muy instructivo.
2 actividades
Museos en Berlín
Museo Bode
(13)
Está en la isla de los museos, y aunque elegí este para hacerle la foto al edificio, los otros museos que conforman esta isla son impresionantes. Llamado primeramente como Kaiser-Friedrich-Museum en honor a Federico III, después se le cambió el nombre por el de Bode, apellido de su primer director
2 actividades
Museos en Berlín
Archivo Bauhaus
(1)
La sala destinada a muestras es bastante pequeña y por eso sus exhibiciones cambian frecuentemente. Así es que cada vez que visito Berlín me acerco a este espacio y cada vez hay algo diferente y súper interesante. La historia del edificio indica las controversias que sufrieron los artistas y diseñadores de la Bauhaus. Ya que –y describiéndolo sin tanto detalle- el movimiento surgió en Weimar en 1919, mudándose a Dessau en 1929 para luego ser clausurado en 1932 por el partido Nacionalista – como resultado reestableciéndose en la ciudad de Berlín. Así es come el edificio que vemos ahora en el barrio de Tiergarten es una especia de amalgama de diseño ideado inicialmente para ser concretado en Darmastadt experimentando algunas reformas en su re-ambientación. Vale la pena señalar, este edificio es el ultimo diseño realizado por Gropius –fundador del movimiento- en el año 1964.
2 actividades
Museos en Hamburgo
Miniatur-Wunderland
(12)
¡Ay de aquel que visite Hamburgo y no se acerque a disfrutar de este maravilloso mundo de las miniaturas! Sería imperdonable... Si el visitante es un aficionado a las maquetas éste será sin duda el mayor placer que experimentará en su vida, y si no lo es, caerá igualmente rendido ante la perfección, el colorido y la originalidad de un lugar que me atrevo a calificar como único en el mundo. Si quieren empezamos por las cifras, aunque les advierto que son impresionantes: son nada menos que 1.500 metros cuadrados de maquetas distribuidos en dos plantas representando 9 países, 15 kilómetros de vías de tren, 10.000 vagones ( el ten más largo mide casi 15 metros), 1.400 señales, 385.000 luces y focos, 260.000 figuras humanas y 130.000 árboles... No se si seguir porque además todas estas cifras se doblarán cuando termine el plan de ampliación que se llevará a cabo hasta 2020 y que incluirá por ejemplo una enorme maqueta de Venecia con canales navegables...Una maravilla. Por ahora nos quedamos con lo que nos muestra, que ya es impresionante y de un contenido didáctico espectacular. El recorrido empieza muy discretamente, explicándonos en pequeños dioramas la historia de la ciudad, para luego pasar a las grandes maquetas que representan rincones de Alemania como Baviera, la actual Hamburgo o la región central del país, para seguir con la exquisita Suiza, la elegante Austria o la desenfadada e histórica Italia. Montañas con esquiadores, playas italianas con bañistas despreocupados, ruinas y monumentos romanos, castillos alemanes, el colorido Miami, el lejano oeste americano o el adusto Monte Rushmore, salen a nuestro encuentro mientras disfrutamos de un multitudinario concierto o asistimos a una manifestación en las calles. Hitos históricos como el Muro de Berlín, las ruinas de Pompeya, o las Guerras Mundiales tienen también su espacio en esta completa exposición que pretende englobar cada vez más rincones del mundo y traerlos hasta nosotros a través de unas miniaturas perfectas que han requerido más de 760.000 horas de trabajo. Y todos los lugares con un origen y un nexo de unión, el tren. Decenas de ellos recorren incansablemente este gigantes escenario en miniatura y para el final dejo lo mejor: una recreación de Escandinavia con barcos que navegan por un enorme mar en miniatura y un espectacular aeropuerto ( Knuffingen) donde los aviones aterrizan y despegan con maniobras impecables. Todo esto y muchísimo más es Miniatur Wunderland, el lugar donde lo pequeño se hace grande ante nuestros ojos y despierta el niño que todos llevamos dentro gracias a decenas de miles de detalles. Imprescindible.
Museos en Múnich
Museo Pinakothek der moderne
(2)
Denominado como el "Kunstareal", lo que podríamos llamar el "Distrito del arte", este lugar alberga varios museos entre los cuales se encuentra el Pinakothek der Moderne, un museo de arte moderno que no deja indiferente a nadie. Diseñado por un arquitecto alemán, el museo se inauguró en 2002, dejando a la vista de todos un edificio blanquecino de líneas rectas y sobrias, lo cual no te lleva a pensar que dentro vas a encontrar una explosión de colorido y formas que sorprenderán y renovarán tu concepto de arte. Para empezar, su entrada no te deja indiferente con una cúpula de cristal en el centro, que dota el hall de luminosidad cegadora, continuando con la amable aunque aburrida señorita que te vende la entrada de papel y el distintivo de que has pagado tu correspondiente tarifa. Dicho distintivo me resultó divertido, es como un chip de plástico y diferentes colorines según el precio, que has de colocarte en un lugar visible a los que deban verlo (¿los de seguridad?). Cuando por fin has pagado te giras, pensando "vale y ahora ¿por dónde entro?" y entonces justo en frente de ti una enorme flecha en el techo te indica hacia la salida, pero no es una flecha que indica el camino, ¡es la primera pieza de la colección del museo! Sinceramente no se si habrán cambiado el lugar de las piezas, si las renuevan constantemente o si hay algunas que quedan ahí largo tiempo, pero las que yo vi me encantaron. Una enorme hilera de vasos de colores, un sillón con forma de labios rojos, un texto escrito en la pared con sillas para sentarte a leerlo, ¡un coche en la pared!...Semejante concepción de arte no habían visto mis ojos, yo estaba acostumbrada al lienzo y los pintores muertos, pero he de confesaros una cosa, el arte moderno se encargó de que me gustase lo que mis ojos veían. Recuerdo muchas obras y muchas salas, como una con fluorescentes verdes que bañaban de color la sala entera, pantalones vaqueros decorando todo un techo de escalinatas que llevaban a la segunda planta, un cubo en mitad de una sala, una colección de coches antigüos, elementos de la tienda de IKEA girando eternamente en plataformas movidas por poleas, ordenadores viejos y Play Stations de colores, colecciones de teteras que marcaban la hora...Todo lo que vi en ese museo se grabó en mi memoria por lo curioso, colorido y original de las diferentes propuestas de los autores. Al salir del museo te dan ganas de dos cosas, o ponerte a pintar como una loca, o tomarte una cerveza a la salud del arte y su legado, opto por la segunda, aunque bien es verdad que en ese momento no fue lo que yo hice, pero bueno, siempre, en cualquier lugar del mundo, podemos brindar por el arte ¿no os parece? ¡A vuestra salud!
1 actividad
Museos en Colonia
Museo Ludwig
(4)
Contiene una gran variedad de obras del siglo XX y XXI, desde el arte abstracto, el expresionismo alemán y el surrealismo hasta el Pop Art (del cual alberga la mayor colección fuera de Estados Unidos). Posee igualmente una de las más importantes colecciones de Pablo Picasso de Europa, y en concreto, la mayor de Alemania. Su arquitectura expresiva con aires fabriles con el uso de una formalidad en cubierta y una materialidad que hacen del museo un edificio integrado con la ciudad, el río y la Catedral , y de identidad propia, sin robarle a la Catedral el protagonismo que se merece, hacen de este museo un ejemplo de buena arquitectura. En su contra hay que decir que los fallos de acústica que tuvo en su construcción el auditorio principal que se alberga bajo la plaza publica, provocan que cuando este espacio alberga algún evento, cierran el paso peatonal sobre la plaza para evitar el ruido por el bullicio de los peatones al pasar sobre el auditorio.
Museos en Bonn
Casa de Beethoven
(3)
La casa de Beethoven (Beethoven-Haus) es uno de los monumentos más característicos de Bonn. Lugar de nacimiento del gran compositor, la casa está dividida en varios salones donde se repasa la vida y obra del autor. En realidad, tiene la importancia de que fue en uno de esos cuartos donde vio la luz por primera vez porque las casas de Beethoven fueron muchas. Durante el recorrido se explica que llegó a vivir en 60 distintas. SESENTA! El audioguía, algo minucioso en los detalles, va intercalando piezas musicales mientras se recorre la casa-museo. Representa el principal centro de documentación sobre la vida, obra y el círculo intelectual que rodeó a Beethoven y cuenta además con una biblioteca especializada.
Museos en Berlín
Guggenheim Berlín
(2)
Este pequeño edificio alberga la sede alemana de la famosa fundación repartida por todo el mundo (entre sus sedes destacan la de Bilbao o a la de Nueva York). El museo alemán carece de una colección permanente propia, y sólo acoge exposiciones temporales. A mí personalmente me parece que la entrada a este pequeño museo es excesiva (más de 5 euros) para la pequeña colección que alberga. Me decepcionó mucho, la tienda y el ropero es casi más grande que el espacio dedicado a las exposiciones. Y además, éstas no revierten un especial interés. Se componen principalmente de trabajos de videoarte bastante corrientes. Creo que este museo es principalmelte un negocio que se nutre de las entradas de los incautos turistas y de aquellos que compran algún producto en su carísima tienda. No os lo recomiendo.
Museos en Berlín
Altes Museum
(1)
El Altes Museum (no confundir con la Alte Nationalgalerie) es uno de esos museos que uno no puede perderse si visita Berlín. Este bello edificio del siglo XVIII alberga una de las mejores colecciones de arte antiguo (sobre todo griego y egipcio) que pueden encontrarse en Europa. Su colección de antigüedades tiene más de 300 años de historia. Gracias a las "expediciones" (expolios) de los alemanes durante este tiempo, este país tiene una colección fascinante de arte en la que destacan el busto de Nefertiti (volverá al Cairo en 2009), el famoso Busto de Pericles, las ánforas griegas y la cabeza verde de Berlino. El precio de la entrada incluye audioguía casi en cualquier idioma, resulta imprescindible para disfrutar de este apasionante museo. Casi igual de importante que la colección egipcia es la griega en el Altes Museum. Destacan sobre todo su numerosísima colección de vasijas y de ánforas decoradas con los clásicos motivos griegos en rojo y negro y la impresionante estatua de bronce llamada "Joven rezando", original de Rodas del siglo IV a.C. Aunque quizás las salas griegas sean algo más monótonas que las egipcias, merece la pena pasar en ellas un rato. Toda la planta superior del Altes Museum está dedicado a su impresionante museo egipcio en un área de más de 1.300 metros cuadrados. Gracias a la audioguía y a la buena disposición de la salas, es posible recorrer en unas horas toda la historia del Antiguo Egipcio: Desde su arte incipiente hasta las últimas creaciones. Una historia fascinante que abarca más de 4.000 años. En el centro de la exposición se encuentra la archiconocida estatua de la reina Nefertiti. El recorrido comienza con una presentación de la escultura egipcia muy interesante. Aprenderemos sobre la simbología de las estatuas (si los representados están de pie, sentados o dados de la mano), los distintos rictus de las caras, la evolución artística, curiosidades de la vida de los emperadores y emperatrices... En definitiva, una visita fascinante no sólo para los amantes del arte, ya que gracias a la audioguía las estatuas y pinturas parecen cobrar vida y sentido.
2 actividades
Museos en Berlín
Museo de los Hugonotes (Hugenottenmuseum)
(1)
El museo de los hugonotes está instalado en la iglesia francesa, la más vieja de las dos iglesias de Gendarmenarkt, la bella plaza de Berlín. La iglesia misma fue construida por los hugonotes, un grupo de protestantes franceses en el siglo XVIII. El museo está en la planta baja de la iglesia, y te explica la influencia que tuvo esta comunidad en Berlín. Los hugonotes huyeron de Francia después de la revocación del tratado de Nantes que les permitía ser protestantes. Viendo su religión prohibida, emigraron a Alemania. El rey Friedrich Wilhem los ayudó ya que la mayoría tenían una profesión útil para el país. La fuerte inmigración francesa dejó algunas palabras en el vocabulario, por ejemplo cuando vas a comer las famosas “buletten”, las albóndigas de carne, viene del francés, como el Muckefuck… a la gente fuera de Berlín no le gusta mucho este dialecto. El museo abrió en 1929. La entrada es gratuita, cierra a las 5 en invierno y a las 6 en verano.
Actividades en Alemania y cerca
Tours y visitas guiadas
Visita guiada por Berlín
(3.786)
Bs.F 13
Con descuento
Entradas
Berlín WelcomeCard
(488)
Bs.F 19,90
Ahorra
Tours y visitas guiadas
Free tour por Berlín ¡Gratis!
(1.248)
Gratis
Tour gratis
Tours y visitas guiadas
Paseo histórico por el Berlín del nazismo
(329)
Bs.F 13
Con descuento
Tours y visitas guiadas
Berlín durante la Guerra Fría
(479)
Bs.F 13
Con descuento
Tours y visitas guiadas
Autobús turístico de Berlín
(167)
Bs.F 22
Tours y visitas guiadas
Tour por el Barrio Judío
(332)
Bs.F 13
Tours y visitas guiadas
Barco turístico de Berlín
(14)
Bs.F 15
Entradas
Berlin Pass
(5)
Bs.F 98
Ahorra
Tours y visitas guiadas
Autobús turístico de Múnich
(10)
Bs.F 19,90
Con descuento
Tours y visitas guiadas
Autobús turístico de Frankfurt
(1)
Bs.F 12
Tours y visitas guiadas
Crucero por el río Spree y el Landwehrkanal
Bs.F 23